Queremos dólares
Es posible que excedamos el límite pronto, ya que estamos atendiendo una demanda crediticia creciente, principalmente en dólares, dijo Bernardo Alfaro, subgerente general de Crédito y Finanzas del Banco Nacional. Marco Monge/La República
Enviar

ANÁLISIS

Restringir el crédito en dólares afecta inversión y empleo

Queremos dólares

Condiciones que impulsaron la restricción ya no existen

Liberar el crédito en dólares permitirá a los sectores productivos crecer.

201307102219260.n11.jpg
El plan del gobierno de restringir este tipo de crédito fue entendible, en el momento en que se introdujo, hace seis meses; sin embargo, hoy produce más daño que beneficio, sobre todo en una economía débil.
Bajo las condiciones actuales, el crédito libre del billete verde no representa ningún riesgo, sea de inflación, o cambiario.
Por el contrario, el sector productivo, así como los préstamos de consumo, serían beneficiados.
Por cierto, la tasa real de un préstamo típico de consumo en dólares es de tan solo el 5,9%, en comparación con no menos del 14,5% en colones.
201307102219260.n1111.jpg
La diferencia es significativa también en el caso de una hipoteca, que cuesta el 2,9% en dólares, y el 8,1% en moneda nacional.
Con tasa bajas, es más probable que los inversores pidan dinero para hacer o ampliar sus negocios, incrementando la producción nacional, así como el empleo.
Mientras tanto, las condiciones que estimularon al Banco Central para aplicar la restricción en abril pasado, ya no tienen vigencia.
Una de las principales preocupaciones del Banco en ese entonces, era la de la inflación, a raíz del ingreso de muchos dólares, que entraron al país, para comprar los bonos en colones, a altas tasas de interés.
Con tanta cantidad de dinero nuevo en la economía, que no producía más bienes o servicios que antes, la moneda empezó a valer menos, lo cual afectaba el poder adquisitivo de mucha gente.
Sin embargo, este efecto inflacionario dejó de existir en los últimos meses, en parte por el hecho de que las tasas de interés bajaron.
Además, las mismas tasas ahora suben en Estados Unidos, de modo que muchos norteamericanos invierten en su propio país, en lugar de comprar títulos valores costarricenses.
De hecho, la tasa de inflación en Costa Rica se mantiene por debajo del 6%, que está dentro del rango que el Central considera aceptable.
En lo que al tipo de cambio se refiere, siempre existe la preocupación del incremento en la cantidad de préstamos en dólares otorgados a personas que ganan colones, de modo que no podrían cancelar la deuda, en caso de una fuerte apreciación de la moneda estadounidense.
No obstante, tendría que haber un incremento fuerte en el porcentaje de los deudores, que ahora estén pidiendo en dólares, o en el valor del dólar, para que esto suceda.
Pero la proporción de estos préstamos a nivel nacional es de un 49%, lo cual es parecido al promedio histórico de los años recientes.
Tampoco es probable, al menos durante el próximo año, un repunte fuerte en el valor del dólar.
La restricción para este tipo de crédito afectaría la producción y el empleo en cualquier circunstancia.
Es peor todavía en una economía en total, que pasó de crecer un 7% interanual a abril del año pasado, a un 1,4% estimado para este año.
Además, conlleva la pérdida de 14 mil empleos formales en el primer trimestre de este año.
Los sectores más afectados son construcción, industria y agro, de acuerdo con un estudio de la Unión de Cámaras (UCCAEP), publicado ayer.

201307102219260.n111.jpg

María Fernanda Cisneros
[email protected]

Ver comentarios