Logo La República

Domingo, 20 de octubre de 2019



COLUMNISTAS


¿Queremos reactivar nuestra economía con más impuestos?

Natalia Díaz [email protected] | Jueves 06 septiembre, 2018


¿Queremos reactivar nuestra economía con más impuestos?

A principios de esta semana el presidente de la República, Carlos Alvarado Quesada, presentó ante los costarricenses su plan de reactivación económica, el cual se basa en cuatro componentes: simplificación de trámites, apoyo a las pymes y emprendimientos, empleabilidad e inversión en infraestructura pública.

Necesitamos que nuestras oficinas públicas trabajen de manera más ágil otorgando permisos, para que los inversionistas no se cansen de esperar y realicen sus proyectos de forma óptima y competitiva.

También es importante que nuestros micros, pequeños y medianos empresarios, verdaderos dinamizadores de nuestra economía, obtengan las mejores condiciones para impulsar sus negocios. Pero, además, necesitamos que los empresarios se muestren optimistas sobre el futuro, inviertan más y aumenten el número de plazas para colaboradores, es decir, que generen más oportunidades de empleo.

Sin lugar a dudas, requerimos mejores carreteras, puertos y aeropuertos, para fomentar el turismo, las exportaciones y la inversión. Suponemos que el esquema a promover serán alianzas público privadas, para romper con los tabúes que hubo en la administración pasada sobre este esquema aceptado internacionalmente. Así de importantes son esos cuatro componentes del plan de reactivación económica del presidente Alvarado, pero quedó debiendo.

Estamos de acuerdo con que uno de los mayores obstáculos en Costa Rica para el emprendedor es el exceso de regulaciones y que por lo tanto, una buena desregulación que promueva la sana inversión se traduce en menores tasas de desempleo, más propietarios, más desarrollo y más recaudación por impuestos sin necesidad de aumentarlos. Sin embargo, mientras la intención del gobierno sea la de crear más impuestos, será muy difícil que la economía crezca, que la confianza regrese a nuestro empresariado y que los costarricenses se animen a abrir nuevos negocios. Por el contrario, mayores impuestos promueven la informalidad, la evasión, la elusión y la corrupción.

¿Qué hacemos con desregular si seguimos manteniendo monopolios como el monopsonio de la generación eléctrica y el monopolio en su distribución que encarece el precio de la electricidad, el de Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope) y el de la Fábrica Nacional de Licores (Fanal) para citar algunos? ¿Si parte del alto costo de la vida se debe a los altos aranceles que tenemos y al proteccionismo de algunos sectores? ¿Si tenemos una de las tasas impositivas más altas del mundo según el informe “Paying Taxes 2018” del Banco Mundial?

La Encuesta Trimestral de Confianza de los Consumidores presentada recientemente por la Universidad de Costa Rica muestra que la confianza de los costarricenses en nuestra economía es solo de un 35%, diez puntos porcentuales menos que la última medición realizada hace escasos tres meses y la más baja de los últimos cuatro gobiernos.

La reactivación de la economía, no solo se basa en cuatro componentes, se adquiere al generar confianza; y un gobierno que solo habla de impuestos, pero que tiene importantes fugas de dineros públicos, no puede hacerlo.

Cada día, los medios de comunicación nos muestran un nuevo escándalo donde se conoce de malversación de fondos, subejecución de presupuestos, ineficiencia en el gasto, irresponsabilidad en el cobro, salarios con excesivos beneficios adicionales, pensiones de lujo y mucho más.

¿Generan estas situaciones confianza entre la ciudadanía? ¿Es consecuente el gobierno al solicitarles a los costarricenses mayores sacrificios tributarios, cuando no es ni buen administrador ni buen recaudador? No es de recibo pedir más impuestos cuando no se es capaz de administrar bien lo que ya se recauda.

Por el contrario, en países como Canadá, Estados Unidos, China, Noruega, entre otros, se estimula la economía bajando las tasas impositivas, con lo cual la recaudación se ve incrementada al promover mayores inversiones, empleos e ingresos.

Sería una pena que las buenas intenciones que tiene nuestro mandatario se queden en eso, en intenciones, porque su gobierno ha basado su propuesta económica en crear más impuestos, sin considerar las implicaciones que esto generaría para nuestro entorno económico y el futuro de las nuevas generaciones que dieron su voto pensando en un gobierno más moderno e innovador.






© 2019 Republica Media Group todos los derechos reservados.