Enviar
Centro vacacional de inversionistas germano-estadounidenses abrirá las puertas en unos diez meses
Quepos albergará nuevo hotel

• Hotel, residencias y hasta un parque acuático figuran entre las atracciones

Ernesto José Villalobos
[email protected]

Un grupo de inversionistas germano-estadounidenses que decidió establecerse en el país hace cinco años, echó a andar esta semana el Club de Playa y Centro Residencial Jade.
Con una inversión superior a los $30 millones, Jade pondrá a disposición de locales y extranjeros las comodidades de un hotel cuatro estrellas, alternado con los privilegios de una casa propia, diseñada exclusivamente por un equipo de arquitectos de renombre internacional.
La propiedad, donde el pasado jueves se dio la presentación oficial del proyecto, se ubica en la zona más alta de uno de los cerros que rodean las playas aledañas al Parque Nacional Manuel Antonio, y que las separa el centro de Quepos.
“Hemos pensado en ofrecer una opción de primer mundo a quienes gustan de vivir y vacacionar con ese estilo; Jade es un concepto que extrae lo mejor de los grandes hoteles y ciudades del mundo, y los elementos naturales de un paraíso como Costa Rica”, sentenció Daniel Dykgraaf, accionista mayoritario del conglomerado turístico.
La construcción del área de condominios y habitaciones del hotel demorará al menos diez meses, mientras que para terminar todos los demás servicios —incluidos un parque acuático, un spa, un centro de reuniones con capacidad para 500 personas y lo que se prevé será un centro comercial interno— podría estar listo a mediados de 2010.
Para la elaboración del diseño y coordinación de la ejecución de las obras, el grupo de inversionistas seleccionó a la firma nacional Luis Dobles V., Arquitectos Asociados.
“El concepto que nos propusieron los arquitectos llenó por completo nuestras expectativas; no deja nada por fuera, ya que prevé la utilización del espacio y de los recursos en la forma más eficiente, pero además considera que el impacto sobre los ecosistemas que rodearán el complejo, sean mínimos”, agregó Douglas Bruma, socio de Jade.
Como punto a destacar, las instalaciones que albergará el proyecto cumplirán las exigencias internacionales de respeto a la naturaleza.
Para la disposición de aguas residuales y aguas negras se construirá una planta de tratamiento cuyo valor supera los $125 mil. El producto del proceso permitirá utilizar el agua restante como riego para la reserva biológica que se mantendrá paralela al desarrollo inmobiliario.
El anuncio sobre el arranque de la construcción fue recibido de manera positiva por las autoridades nacionales.
Por una parte será un importante foco de empleo al menos durante 24 meses, factor que es fundamental para el ayuntamiento que administra territorialmente la propiedad en la que se ubicará el complejo.
“A pesar de que la firma ya depositó un elevado monto por concepto de impuestos, el hecho de que vaya a dar trabajo a cientos de quepeños es más importante aún; la esperanza es que de la misma forma quienes presten los servicios en el hotel y todo el proyecto, sean locales”, dijo Oscar Monge, alcalde de Aguirre.
El hotel estará aliado con dos cadenas internacionales de turismo, como son Wyndham Hotels and Resorts —que incluye 6.500 hoteles en todo el mundo— y la IHR (Interstate Hotels & Resorts), afín con 56 hoteles y centros vacacionales en México.
Previamente a la iniciación de las obras, el complejo Jade ya invirtió más de $100 mil en el mejoramiento de las tuberías que abastecen de agua potable al sector de Manuel Antonio.
A lo largo de los meses que demorará la construcción del proyecto, Jade otorgará cinco becas de estudio para primaria y cinco para secundaria, así como la capacitación para aquellos lugareños que deseen integrarse al equipo que prestará los servicios en sus instalaciones.
Ver comentarios