Carlos Denton

Carlos Denton

Enviar
Miércoles 24 Octubre, 2012


¿Qué significa tipo de cambio $1 = ¢491?


Para un país que exporta el 75% de su producción este tipo de cambio significa cada vez más desempleo (ya está en un 10% sin contar los que están subempleados o que dejaron de buscar algo que hacer para ganar dinero), menos ventas al exterior, y más pobreza. ¡Así de sencillo!
También significa que el Banco Central no está cumpliendo con las reglas de juego que establece un piso de $1 = ¢500. Ha creado incertidumbre el Banco Central y cuando se entrevista a los empresarios de forma confidencial, dice la mayoría que sienten una merma en la demanda para sus servicios y productos.
El Banco Central y el gobierno insisten en que la inflación en los últimos 25 años nunca ha sido más baja, pero los costarricenses no lo creen, según las encuestas.
La verdad es que en los últimos seis años los exportadores basados en Costa Rica han tenido que enfrentar un aumento de sus costos en más del 35% en un periodo cuando el mundo ha pasado por su peor crisis financiera desde el periodo 1930-1935; ha sido imposible pasar esos costos a los clientes y sus utilidades han bajado significativamente.
Normalmente una moneda adquiere su valor con base en la productividad de la nación que la emite. Aquí ¡¡nada que ver!! Los jerarcas del Banco Central han declarado al colón una “comodidad” como el arroz o el cobre y declaran que es el “mercado” que decide lo que vale. Según su política solo protegerían un piso y un techo.
Pero no defienden el piso y a merced de las altas tasas de intereses (cortesía de un gobierno ineficiente y mal manejado) hay mucha demanda por el colón. Inversionistas, incluyendo “hedge funds” extranjeros, han puesto “pedacitos” de sus fondos en Costa Rica. Por supuesto que no compran los dineros ticos directamente de bancos sino que han hecho contacto con exportadores nacionales y llegan a un acuerdo en ¢498 o tasa similar; como la venta es del “mercado” y libre no es ilegal. Comprar de fuentes privadas no bancarias varios millones de dólares a ¢498 y colocarlos por un año al 10%, recomprando a ¢502, provoca un rendimiento de los mejores a nivel internacional.
Para los lectores que han viajado al exterior, no importa adonde, ¿verdad que todo parece más barato? Desde la comida y la ropa, hasta el transporte y el alojamiento todo parece “medio regalado.” En el momento en que se convierte lo que se está pagando a colones, da la sensación de euforia por lo bajo de los precios.
No se puede negar que sigue llegando inversión directa extranjera a Costa Rica, pero cada vez es más “call center” y operaciones que aprovechan que al trabajador tico le pueden pagar menos que en su país de origen; la manufactura está en decadencia.
¿Cuándo se despertará la Junta Directiva del Banco Central al daño que está haciendo al país?

Carlos Denton
[email protected]