Logo La República

Sábado, 17 de noviembre de 2018



COLUMNISTAS


¿Que pasó con la licitación de celulares?

| Lunes 15 marzo, 2010



¿Que pasó con la licitación de celulares?


Cuando a mediados de enero de este año, la Superintendencia de Telecomunicaciones (Sutel) finalmente anunció el comienzo de un proceso licitatorio para otorgar tres concesiones de servicios celulares, nos imaginamos que finalmente estaba por iniciarse la competencia en el sector.
Sin embargo, nos equivocamos. Mucho antes de cumplirse la fecha para la publicación del pliego de condiciones —fijado originalmente para inicios de febrero— la Sutel lo pospuso sine die, por una serie de razones legales, políticas y técnicas: entre ellas, no se previó la disponibilidad de frecuencias para enlaces entre las radiobases celulares y la central.
Seis años después de que se inició la redacción de los proyectos de leyes de telecomunicaciones, dos años después de aprobado el referendum sobre el tratado de libre comercio con Estados Unidos, 18 meses después de la aprobación de las leyes de telecomunicaciones, un año después de constituida la Sutel, seguimos sin fecha para abrir, no digamos adjudicar, una licitación para servicios celulares.
Según un informe de esa Superintendencia, publicado a principios de este año, Costa Rica, el país con el mayor Producto Nacional Bruto per cápita de Centroamérica ($6.060), sigue siendo el de menor penetración celular de la región, con 37 líneas por 100 habitantes, versus 121 líneas en El Salvador, el país de mayor penetración, pero con un PNB per cápita que es solo $3.480, o sea el 57% del nuestro.
Esta evidente falta de correlación entre ambos índices solamente podría explicarse por externalidades económicas producidas por el dilatado periodo sin competencia en las telecomunicaciones en nuestro país.
Ahora, según la propuesta de la Sutel, se iban a licitar tres grupos de frecuencias a adjudicar separadamente a tres oferentes diferentes.
Se esperaba que participaran en el proceso al menos cinco empresas internacionales de servicios celulares: Claro, del grupo mexicano Telmex, MoviStar, de la española Telefónica, Digicel, de un grupo irlandés basado en las Antillas, Millicom, cuya casa matriz está en Luxemburgo, y Cable & Wireless, empresa de origen británico.
Claro y MoviStar tienen operaciones en todo el resto de Centroamérica; Digicel también, excepto en Nicaragua; Millicom opera en El Salvador, Guatemala y Honduras; Cable & Wireless provee servicios en Panamá.
Ahora la pregunta es, ¿cuántas empresas tendrán interés de participar cuando finalmente se abra la licitación?
Francamente nadie lo sabe, pero como firme creyente de las bondades de la competencia en las telecomunicaciones, espero que el proceso sea exitoso. Por lo tanto, no hemos ganado nada al atrasarlo tanto; pero los ticos, como dice la expresión popular “nos enredamos en nuestros propios mecates”.
Tenemos todas las condiciones para modernizarnos, pero no lo hacemos, tenemos un mercado potencial grande, personal técnico calificado, una economía sana, un clima de libertad de negocios y, sin embargo…

Roger E. Echeverría
Consultor en Telecomunicaciones