Enviar
Martes 30 Marzo, 2010

Que no sigan matando niñas y mujeres

Es triste reconocer que el país vivió el Día Internacional de la Mujer en medio de la lamentable noticia del asesinato de una inocente niña con apenas año y medio de vida.
En lo que llevamos del año se reportan siete femicidios y el panorama en medio de lo que debió ser una conmemoración por la reivindicación de los derechos humanos de las mujeres, exige la necesidad de darle continuidad a una agenda legislativa para las mujeres, desde las mujeres, que haga posible una mejor sociedad, con un equilibrio donde el abuso del poder no tenga cabida, donde derrotemos a la exclusión y donde la igualdad deje de ser un sueño y se traduzca en acciones concretas desde la política pública.


Debemos tener claro que el machismo mata, que cada mujer que muere no es una estadística más, tiene un nombre, un apellido, una familia que la llora y deja un vacío en su entorno imposible de llenar.
Es necesario hacer conciencia de que la discriminación sale cara, que la feminización de la pobreza sigue atacándonos y se refleja en una mayor tasa de desempleo, subempleo y empleo invisible.
Es igualmente preocupante que carezcamos de una infraestructura de cuido adecuada, que ganemos menos dinero por igual trabajo, y trabajemos un promedio de cuatro horas más por día que los hombres.
No es suficiente educarnos más; debemos llegar a los puestos de toma de decisión con compromiso para transformar desde la política esta realidad: los cambios deben ser estructurales. La paridad debe convertirse en un objetivo democrático en una sociedad pluralista. Estoy convencida de que debemos cambiar la forma de ejercer el poder, incorporando nuestra visión de mundo y experiencia de vida.
A las puertas del cierre de periodo legislativo debemos enfocarnos no solo en cuánto hemos alcanzado, sino cuánto falta para lograr un cambio.
En el periodo 2006-2007 se logró avanzar con la presentación de varias iniciativas de esta servidora como la reforma a la Ley contra la Violencia Doméstica, Ley del Sistema Nacional para la Atención y la Prevención de la Violencia contra Mujeres y la Violencia Intrafamiliar (PLANOVI), reforma a la Ley contra el Hostigamiento Sexual en el Empleo y la Docencia (tendrá segundo debate esta semana), Ley contra el Hostigamiento Laboral en el Empleo y la Docencia, reforma al Código de Trabajo para garantizar el periodo de ley de las licencias por maternidad a las madres con partos múltiples prematuros, con alguna discapacidad y adoptados. Además de proyectos de ley relacionados con la salud sexual y salud reproductiva de las mujeres y de las poblaciones en riesgo social.
Cabe resaltar que en dicho periodo se logró la aprobación de la Ley de Penalización de la Violencia contra la Mujer y la Ley del PLANOVI.
Sin embargo, existen temas de gran importancia para el país, pendientes en la agenda de mujer como lo son: reforma a los artículos 22 y 25 de la Ley de Penalización de la Violencia contra las Mujeres, Capítulo de Derechos en Salud Sexual y Salud Reproductiva en la Ley General de Salud, Reforma integral a la Ley General de VIH. Igualdad en las licencias por maternidad para madres con hijos prematuros, de partos múltiples o con alguna discapacidad, Ley contra la Violencia Obstétrica, Reforma a la Ley contra la Violencia Doméstica, Castigo al Hostigamiento Laboral, 8% del PIB para Educación.
Tanta sangre derramada en medio de lágrimas inocentes debe mover a cada uno de los costarricenses a crear conciencia sobre los grandes pendientes en el tema de igualdad de género, porque cada día la cruda realidad nos golpea con un triste panorama que exige un cambio de paradigma cultural urgente.
La violencia, la discriminación y la desigualdad hacia las mujeres deben ser consideradas un tema de emergencia nacional en un país donde más que celebrar nos falta actuar.

Ana Helena Chacón Echeverría
Diputada