Logo La República

Martes, 20 de noviembre de 2018



FORO DE LECTORES


Que la enseñanza de la economía llegue a nuestros jóvenes

| Jueves 26 mayo, 2011



Que la enseñanza de la economía llegue a nuestros jóvenes



El tercer Informe sobre el Estado de la Educación publicado por el Programa Estado de la Nación en días pasados, sin duda es el más profundo, serio y esclarecedor estudio sobre la estructura de nuestro sistema educativo.
Sus hallazgos, reflexiones y conclusiones darán para un amplio debate.
Entre sus muchas observaciones relevantes quiero llamar la atención sobre una que encuentro particularmente crítica: nuestro sistema educativo incluye gran cantidad de contenidos de poca utilidad práctica, al tiempo que carece de muchísimos otros fundamentales para el desenvolvimiento de la persona en el mundo de hoy y del mañana.
El señor Ministro de Educación, cuya gestión es particularmente bien calificada por los investigadores, ha sugerido algunas acciones ambiciosas para reducir esas brechas. Una de ellas es la incorporación transversal de contenidos en modalidad de ejes temáticos en ciertos niveles de la secundaria, procurando así complementar la formación de los jóvenes en áreas de alto interés y necesidad para su desarrollo en la vida.
La economía, en lo micro y lo macro, es materia ideal para ese abordaje.
Para lograr una inserción mucho más eficaz de nuestros jóvenes en la economía, requieren formación teórica y práctica sobre cómo abordar ese reto.
La economía como ciencia de la escasez, se ocupa de cómo la sociedad y sus integrantes actúan y se organizan para satisfacer sus necesidades ilimitadas mediante el proceso productivo, con los recursos escasos de que se dispone.
En un sentido práctico conocer de economía es fundamental.
Nuestros jóvenes requieren comprender el entorno en que van a ejercer como micro-agentes económicos sea como empleados o como empresarios y disponer del instrumental básico para entender cómo opera el proceso productivo o el comercio internacional, cómo la interacción de la oferta y la demanda en el mercado forma y modifica los precios; qué genera los desequilibrios en los diversos mercados y cómo son los procesos de ajuste-inflación, variaciones en las tasas de interés o en los tipos de cambios.
En lo micro, deben poder formular presupuestos, leer un estado financiero, conocer los diversos mecanismos de financiamiento; gestionar el ahorro y las inversiones mediante estrategias de diversificación en fondos u otros instrumentos.
Deben comprender, los jóvenes, cómo se inicia una empresa, entre muchas otras cosas relacionadas.
Estos conocimientos y competencias son vitales para que ellos puedan gestionar su vida y elegir adecuadamente su actividad económica.
Requieren una compleja mezcla de teoría y práctica, de ahí la sugerencia de abordarlos en una construcción transversal.
Al igual que la educación sexual, la educación económica es una necesidad para nuestros jóvenes de ambos sexos. Sugiero respetuosamente al ministro Garnier y su equipo, considerar este como uno de esos ejes temáticos transversales a incorporar en la formación de nuestros jóvenes.
Como economista reconocido y riguroso, don Leonardo seguro compartirá esta inquietud.
En la misma línea en que está liderando un serio esfuerzo para transformar los programas de enseñanza de las matemáticas hacia un balance entre la teoría y la práctica, o los esfuerzos para mejorar las capacidades de lectura, comprensión y redacción de las y los estudiantes, espero que la educación económica pueda encontrar su lugar en nuestro sistema educativo formal.

Alexander Mora Delgado
[email protected]