Enviar

¡Que empiece el show!

Mercedes parte como gran favorito para dominar una nueva temporada de la F1

 

Tal vez sin tanto espectáculo como antaño, la Fórmula Uno se prepara para abrir este fin de semana en Australia una nueva temporada con Mercedes como máximo favorito para repetir en el podio.
“Todos contra Mercedes” debería ser el lema para este 2015, donde la escudería alemana ya demostró durante los tests de pretemporada estar nuevamente muy por encima de las demás.
Los de Brackley apostaron por la misma alineación del año pasado, Lewis Hamilton —campeón defensor— y Nico Rosberg, a pesar de los mil y un problemas que tuvieron.
En busca de darles competencia aparecen los Williams conducidos por Valtteri Bottas y Felipe Massa. Ya hace un año hicieron de las suyas y para este tienen grandes expectativas.
Atrás están Red Bull y Ferrari, con los cambios en su equipo.
Los italianos llevaron al tetracampeón Sebastian Vettel a sus filas, quien hará equipo con Kimi Raikkonen. El alemán está llamado a ser el sustituto de su compatriota Michael Schumacher y devolver las épocas de gloria a la casa de Maranello.
Por su parte, el equipo de las bebidas energéticas decidió apostar por el novato Daniil Kvyat al lado de Daniel Ricciardo, la gran revelación de la temporada pasada.
Lotus se presenta como toda una incógnita, otra vez con el venezolano Pastor Maldonado y Romain Grosjean en sus filas. Aunque en las pruebas invernales no tuvo los problemas de su predecesor, lo cual representa buenas noticias.
Quien sí tiene mucho trabajo por delante es Honda, el nuevo invitado a este show, aunque en Melbourne no podrá contar con su piloto Fernando Alonso luego del accidente que tuvo durante los tests en Montmelo.
Luego están las otras escuderías, la que se encargan de llenar la parrilla y de vez en cuando dar alguna que otra sorpresa.
Por ejemplo será el segundo año del mexicano Sergio Pérez en Force India y Toro Rosso apostó por Carlos Saiz Jr —hijo del conocido piloto español de Rally Dakar— para acompañar a Max Verstappen.
Todos ellos se darán cita en el Gran Premio de Australia (arranca el sábado a las 11 p.m.) en el Albert Park, donde recorrerán 5.303 kilómetros en 53 vueltas.
El trazado semiurbano nunca decepciona: exigente, meteorología a veces adversa y el aliciente de que los coches se enfrentan por primera vez a “fuego real”. Los problemas en los casi recién nacidos monoplazas son muy frecuentes y, de hecho, la probabilidad de que aparezca un coche de seguridad es del 50%.
Es así como desde 1996, con las excepciones prescindibles de 2006 y 2010, Australia tiene el privilegio de dar el banderazo de salida a una nueva temporada: ¡Que empiece el show!

201503112311490.a1.jpg

Dinia Vargas
[email protected]
@dvargasLR

Ver comentarios