Logo La República

Martes, 20 de agosto de 2019



NACIONALES


Que el lenguaje corporal no interfiera en su crecimiento

Melissa González [email protected] | Jueves 09 septiembre, 2010



Código oficina
Que el lenguaje corporal no interfiera en su crecimiento

En una entrevista de trabajo no basta con estar preparado con un buen discurso, sino que es necesario que su cuerpo muestre señales positivas al entrevistador

Los nervios pueden aflorar en una entrevista de trabajo por medio del lenguaje corporal, se dice que incluso puede decir más que sus propias palabras.
Por eso, a pesar de tener un currículum envidiable debe cuidar lo que sus gestos dicen cuando está ante su posible jefe.
Mover mucho las manos por ejemplo puede ser un elemento de distracción, muy molesto para quienes tratan de conocerlo.
“Ser lo menos expresivo posible y tratar de tener los brazos y las manos apoyadas en la silla o los regazos es lo mejor”, comentó Juan Carlos Bonilla, especialista en protocolo.
Con respecto a las manos hay que tratar de tenerlas quietas, porque también es una señal de nerviosismo, así como rascarse, manipular objetos, entre otras acciones.
Otra recomendación es no cruzar las piernas, las mujeres deben sentarse con las piernas cerradas contrario a los hombres, según Bonilla, ya que se considera una muestra de aburrimiento si se está balanceando el pie, y en algunos casos hasta una falta de respeto.
Otro factor que se debe tener en cuenta es la expresión facial, no es recomendable exagerar en los gestos.
Para Helenia Salazar, gerente general de IL Gourmet, es fundamental mantener la mirada hacia el interlocutor ya que demuestra confianza, por el contrario, considera que cuando una persona no ve a los ojos demuestra desinterés así como timidez.
Otro factor importante es la sonrisa; Bonilla dice que se debe evitar reír a carcajadas.
Mientras que en el sitio gestipolis.com se recomienda intercalar sonrisas cálidas y francas en la conversación porque además de ser un signo de confianza transmite alegría y buena disposición.
El sitio especializado careerbuilder.com realizó una encuesta entre empleadores para saber qué era lo que más les molestaba.
Destacó el no sonreír y tocarse o jugar con el cabello, tocarse la cara y hacer demasiados gestos.

LOS PEORES GESTOS
Evitar contacto visual. Lo hace ver inseguro e incómodo como si su entrevistador tuviera algo en el diente.

Mala postura.
Una buena postura es fundamental en una entrevista, sus hombros deben estar hacia atrás y sentarse erguido, ya que le permite respirar mejor e incluso reducir el sentimiento de nerviosismo.

Cruzar los brazos  al nivel del pecho.

Puede dar a entender que está demasiado confiado.

Tocarse o frotarse  la nariz.
Se dice que indica que no está siendo honesto y además es desagradable.

Moverse en el asiento.
 
Es muestra de aburrimiento.

Mirar hacia abajo.

No creer en lo que se escucha.

Fuente: careerbuilder.com y gestipolis.com

Melissa González
[email protected]