Logo La República

Domingo, 1 de agosto de 2021



FORO DE LECTORES


¿Qué hacer cuando no me contratan?

Miguel López miguel.lopez@recluta.org | Martes 06 julio, 2021

Miguel López

Es una de esas preguntas que cualquier respuesta que reciba no es convincente. Esta en cada uno de nosotros la mejor manera de salir adelante.

Antes de la pandemia, la situación laboral de muchas personas no era la mas conveniente. Una constante situación de desasosiego ante los cambios en las empresas, el clima organizacional de muchas compañías se volvía tóxico ante una gerencia mal llevada y presiones de la alta gerencia para llegar a obtener resultados a cualquier costo eran las constantes del diario vivir. Y así será siempre en muchas organizaciones.

Luego llegaron las noticias del COVID 19 desde Asia, las empresas empezaron a temblar desde sus cimientos y los cambios, despidos y reorganizaciones no duraron el llegar. Comercios cerrados, carreras interrumpidas, sueños que no llegaron a convertirse en realidad para los empresarios y emprendedores.

Actualmente vemos un alto desempleo en todos los países de la región Latinoamérica y mas allá. Las empresas han iniciado contrataciones, algunas tímidamente y otras de manera mas agresiva.

Igualmente, la situación de muchos profesionales no es de fácil manejo. El desempleo se alarga y acentúa con los meses, las deudas no aminoran y los lazos familiares se ponen a prueba.

Cuáles son algunas posibles soluciones, y que desde mi experiencia pueden ayudar a las personas a volver al empleo. Ya lo estamos atestiguando, estamos viendo nuevas conductas en personas que nunca habríamos podido ser testigos. Enumero algunas:

  • 1) Iniciar nuestro propio negocio: para algunas personas, con vasta experiencia en profesiones y ocupaciones, con alguna red de contactos y facilidad para la gestión comercial, inician su “nueva profesión” desde su área de mayor conocimiento, hablamos del autoempleo. Así por ejemplo vemos a contadores, abogados, ingenieros, financieros, auditores iniciar su propia firma de consultoría. El tocar puertas día a día, el promover sus servicios por redes sociales ocupa la mayor parte del espacio en sus tiempos libres. Peluqueros dependientes, ebanistas, soldadores, mecánicos que antes formaban parte de una empresa, hoy se lanzan, usando sus conocimientos al abismo empresarial. No existen paracaídas, solo la ilusión de caer en el lugar correcto, pensando en iniciar ese proyecto pensado desde hace años, en los que quizás son los tiempos más atípicos que hayamos vivido.
  • 2) Unirme al negocio familiar: para muchos que iniciaron con las empresas de sus familias, este es un nuevo empezar. “Solo los ríos no regresan” dice el viejo refrán. No sucede en las carreras profesionales de muchas personas. Volver a ese lugar que alguna vez me vió partir, y reiniciar labores junto a hermanos, tíos y primos hoy es la norma. Las oportunidades no existen en cualquier otro lado, entonces el único camino es hacer mas fuerte a la empresa de nuestra familia. Para muchos no es el ritmo ideal, ni el mejor próximo paso, sin embargo, es el que más nos conviene, el que nos permitirá cubrir mis costos de vida de manera mas pronta.
  • 3) La competencia hoy si es opción: a quienes han podido llevar una vida laboral corporativa, la competencia, rara vez, se parece el empleador ideal. No es así cuando el desempleo golpea a nuestras puertas. Hoy si es una opción, cruzar la calle y tocar las puertas al que fue adversario. Es una solución rápida, pero incómoda y muchas veces muy bien aceptada por la empresa del otro lado. Es una adaptación a una nueva cultura, a aprender y desaprender de manera rápida, a poder establecer nuestra marca en una empresa que siempre nos vió como su peor aliado, su competencia.
  • 4) Explorar en otros países: en algunas naciones latinoamericanas, por tradición, historia y legado, el volar a los Estados Unidos siempre ha sido opción primera. En estos momentos, no importan los títulos académicos, escuelas y universidades en las que estudiamos, deseamos estar donde las oportunidades se presenten de manera mas cuantiosa, donde las oportunidades sean numerosas y en donde poder empezar desde cero sin mayor inconveniente. La distancia es difícil con nuestras familias, pero es una solución que generalmente la pensamos para el corto plazo, pero que para muchos se convierten en años de residencia, muchas veces en condiciones irregulares en ese país. Sea Estados Unidos, Canadá o Europa, todas estas nuevas aventuras hoy asoman en el horizonte profesional de muchas personas.
  • 5) Presencia en LinkedIn: la automatización en las búsquedas de talento son hoy pan de cada día. Las empresas y consultoras de recursos humanos necesitan contratar muy rápido. Generalmente las búsquedas de profesionales son de pronta iniciación, rara vez, salvo muy planeados proyectos, se realizan contrataciones para dentro de seis meses. Debemos reconocer que las oportunidades surgen por variantes como: empresa en crecimiento en el mercado; renuncias de personal; cambios en los perfiles y aptitudes de los actuales empleados, aumento de servicios, expansión de nuevos mercados. Tener presencia en Linkedin hoy es equivalente a estar presente y visible. No ser parte de esta red profesional de contactos nos encierra en el “cuarto oscuro” del desempleo por meses y meses.
  • 6) Redes de contacto: quizá es un fenómeno normal y que vemos a diario, es donde las personas que logran un nuevo empleo fueron referidas por conocidos, excompañeros, colegas de estudio o en cualquier tipo de organización de la que formemos parte. Los resultados son evidentes y muestran que, de 10 personas en búsqueda de empleo, 8 lo consiguen por medio de sus redes de contacto, familiares y hasta vecinos. El saber expresar nuestra necesidad de empleo, saber explicar en que somos excelentes y en que tipo de empresas poder agregar nuestro valor es nuestra mejor versión para ese próximo trabajo remunerado.
  • 7) Analizar el mercado: cuantas veces escuchamos decir: “he enviado 150 CV y nadie me llama”. Cuando analizamos porque no nos llaman, nos damos cuenta de que enviar el mismo CV a todas las empresas es un error inminente. Estamos enviando hojas de vida casi simulando “cazar mariposas”. El análisis de cada empresa, armar un listado de éstas, describir las posiciones que podemos desempeñar y saber cómo presentarnos en la actual virtualidad del mundo, son habilidades que se pueden aprender y que son necesarias dominar para poder bailar mejor en la danza del desempleo.

En realidad, sea cual sea nuestra situación laboral, nuestra profesión, los muchos o pocos estudios que tengamos, nos estamos viendo en la obligación de movernos donde “el sol mejor nos ilumine”. El desempleo galopante es para muchos hogares, la peor amenaza a su estabilidad y bienestar.

Queda de nuestro lado, el buscar las mejores opciones, y aunque no muy populares y de nuestra entera simpatía, no queda mas remedio que continuar caminando sobre nuestras hojas de vida hasta llegar al puesto o posición deseada. Automotivarnos, ser pragmáticamente positivos y lograr desarrollar un mayor “pensamiento estratégico” ante nuestra situación son diferenciadores que pueden ayudarnos de mejor manera a obtener ese ansiado siguiente empleo… o emprendimiento.





© 2021 Republica Media Group todos los derechos reservados.