Pymes ticas acogen estructura de economía colaborativa
Work Ride iniciará un plan piloto con algunas compañías, para movilizar a empleados de empresas u oficentros que vivan cerca y tengan un horario parecido, en la fotografía Raúl Martín uno de los encargados. Esteban Monge/La República
Enviar

201606122123360.p10-pymes-rec.jpg
Aprovechar el auge que han tenido las empresas de economía colaborativa, es lo que ha impulsado que varios emprendimientos y start-ups creen nuevos negocios enfocados en dar ese servicio.
Desde plataformas para hacer “carpooling”, hasta conectar empresas con profesionales para aterrizar un proyecto específico, la modalidad “peer to peer” pareciera encajar muy bien en el país.
Este auge no es solo en Costa Rica, sino que es un fenómeno mundial mediante el cual miles de empresas conectan personas y servicios más fácilmente sin intermediarios.
Uber y AirBnB son las empresas internacionales abanderadas de este concepto. Sin embargo, enfrentan problemas en cuanto a la legalidad de sus operaciones.
Para evitar que existan conflictos al inicio de su operación, Work Ride, que será un servicio de “carpooling” enfocado en empresas, trabaja junto con otros emprendimientos de movilidad colaborativa en un proyecto de ley que facilite el uso de estas aplicaciones para el transporte de personas.
“Aunque nosotros no queremos ser un Uber, sí queremos que nuestros servicios sean para todo el público, no es posible que dos personas que viven cerca se desplacen en sus autos por más de una hora a su lugar de trabajo en el mismo oficentro”, dijo Raúl Martín, uno de los encargados de la aplicación.
Work Ride iniciará un plan piloto con algunas empresas para movilizar a empleados que vivan cerca y con horarios compatibles.
Una de las primeras compañías será Telefónica, que potenció al emprendimiento con su programa de aceleramiento Open Future.
El crecimiento se da por el mayor uso de los teléfonos inteligentes y de las aplicaciones, que simplifican el diario vivir de las personas.
Las apps potencian el uso de estos modelos, porque están vinculados a crear comunidades de oferentes y demandantes, cuyas operaciones tienen lugar en plataformas móviles.
“Con nuestros servicios se conectan las personas que no tienen trabajo con empresas que nada más necesitan elaborar un proyecto específico, el colaborador sabe que le están pagando por ese proyecto y la compañía no tiene gastos excesivos”, dijo Arturo Manzano, fundador de Labor Box, plataforma que funciona como conexión entre profesional y empresa.
Otra iniciativa que empezaría a operar en los próximos meses es Flipcr, que sirve como enlace con proveedores de productos de impresión, publicidad, “brochures” o tarjetas de presentación, que en algunos casos pueden llegar hasta la puerta de la casa u oficina.
El cliente envía el pedido y en el transcurso del día le llegarán a su correo las mejores cotizaciones para el servicio que requiera.
En el sistema se podrá clasificar al proveedor, calificarlo y elegir el que mejor convenga a la compañía.
Otro ejemplo es SuCanje, que permite intercambiar artículos, servicios y productos que una persona tiene, por todo lo que otra requiera.
En ella, los usuarios pueden canjear desde dinero hasta un producto o servicio profesional.


 

Ver comentarios