Pyme de salsas orientales cocina su expansión
“Queremos expandirnos afuera de las fronteras, por eso nos capacitamos para llevar nuestro sabor a diversos países de la región”, dijo Ruth Tercero, propietaria de Koo Fusión Oriental. Esteban Monge/La República
Enviar

201601042152310.REC2.jpg
Probar sabores asiáticos y exóticos hechos por usted mismo ahora es más fácil, gracias al crecimiento de una pyme que produce salsas orientales para cocina.
Se trata de Koo Industrial, que negocia el ingreso de todo su portafolio a los supermercados Saretto, luego de la reciente incursión de dos de sus productos en Fresh Market.
El objetivo para 2016 es buscar distribución de sus salsas en zonas rurales del país, ya que el gusto ha crecido también en esos lugares.
“Nos han contactado varias personas de fuera del Valle Central para comprar nuestros productos, la idea es facilitarles la compra”, dijo Ruth Tercero, propietaria de Fusión Koo Oriental.
Otros planes que tiene la pyme es la exportación de sus productos en la región, y por eso se prepara con la Promotora de Comercio Exterior en normas, leyes y etiquetado de los artículos.
“Queremos crecer mucho, pero nuestra visión es ir paso por paso, por ello estamos llevando todos los cursos necesarios para hacer los primeros envíos”, agregó Tercero.
Algunos de los países a los que exportaría son Panamá, República Dominicana y hasta la zona de Miami, en el sur de Florida, donde existe público latino que gustaría adquirir las salsas.
La pequeña empresa nació de la mano de Tercero, luego del impulso de su esposo, quien es chef especializado en cocina asiática e imparte clases de gastronomía.
La idea en un inicio era elaborar salsas para las clases de cocina del centro gastronómico dirigido por ambos, pero el gusto creció hasta llevarlos a vender a clientes y alumnos.
Desde hace seis años, el producto se comercializaba exclusivamente en Auto Mercado.
La pyme tiene una planta industrial en Tres Ríos y además vende las salsas en el Centro Gastronómico Koo, en el Centro Comercial San Juan, en Curridabat.

Ver comentarios