Putin mueve sus fichas
Enviar
Putin mueve sus fichas

Moscú -- Vladimir Putin está haciendo todo lo posible para garantizar que tendrá amigos bien ubicados que lo ayuden a retener poder cuando deje la presidencia de Rusia en mayo.
Además de la reciente designación como primer ministro de su amigo de muchos años y ex colaborador Viktor Zubkov, Putin ubicó aliados --muchos con vínculos entre sí-- al frente de los puestos claves del Gobierno y empresas estatales.
“La red de Putin es un elemento crítico en sus planes para retener el poder”, dijo Alexei Mukhin, director del Centro para Información Política, una consultora de Moscú. “Por un tiempo, por lo menos, esto hará que mantenga el control”.
Putin, de 55 años, dijo que quiere mantener su “influencia” durante la gestión del próximo presidente. Planea encabezar la lista de candidatos del partido Rusia Unida en los comicios legislativos del 2 de diciembre, para que pueda terminar controlando la mayoría de dos tercios de la legislatura. Dijo que sería “bastante realista” que él se convirtiera en primer ministro.
Al igual que Zubkov, cuatro de los cinco viceprimeros ministros están vinculados a Putin desde su época de San Petersburgo. Otrora un ex funcionario de inteligencia soviético de la KGB, Putin también contrató a ex espías para puestos clave, entre ellos el viceprimer ministro primero Sergei Ivanov, de 54 años, y el subjefe de gabinete Viktor Ivanov, de 57 años, quienes no están emparentados.
Muchos de los inversores extranjeros y ciudadanos comunes están de acuerdo en que Putin siga teniendo influencia en Rusia, tras haberse beneficiado por años de calma política y crecimiento económico. La oposición política advierte que su control prolongado del poder expone el riesgo de un retorno al totalitarismo de estilo soviético, o, si su sucesor le hace frente, a una lucha de poder.
La sorpresiva designación de Zubkov por parte de Putin el 12 de septiembre atrajo la atención sobre la red de relaciones estrechamente tejidas que ha forjado durante su presidencia. “Putin solo confía en la gente que conoce personalmente”, dijo Yury Korgunyuk de INDEM, un grupo de investigación con sede en Moscú que cabildea a favor de la transparencia gubernamental.
Los vínculos familiares son comunes entre sus designados. El yerno de Zubkov es el ministro de Defensa, Anatoly Serdyukov, de 45 años. Tatyana Golikova, de 41 años, esposa del ministro de Energía Viktor Khristenko, fue recientemente designada ministra de Salud.
El hijo del ministro de Justicia, Vladimir Ustinov, está casado con la hija de Igor Sechin, el otro subjefe de gabinete de Putin. Sechin, de 47 años, quien trabajó para Putin en San Petersburgo en la década de 1990, también es presidente de la compañía estatal OAO Rosneft, la principal petrolera rusa.
Mientras la ley rusa prohíbe tener un familiar cercano subordinado a otro, los funcionarios dicen que no hay tales relaciones en el Gobierno de Putin. El ministro de Defensa Serdyukov responde a Putin, no a su suegro Zubkov.
“Esto de ninguna manera dificulta que los miembros del Gobierno cumplan su función”, dijo el viceprimer ministro Sergei Naryshkin en una entrevista radial en septiembre.
El vocero de Putin, Dmitry Peskov, desestimó como “especulación hipotética” la idea de que mantendría su influencia a través de aliados bien ubicados. “Va a depender de si siguen o no en sus puestos en el nuevo Gobierno”, dijo.
Tales vínculos cercanos no son nuevos en Rusia. El antecesor de Putin, Boris Yeltsin, tuvo un círculo íntimo conocido como “la Familia”. La hija de Yeltsin, Tatyana Dyachenko, era una cercana asesora no oficial.
OAO Gazprom, la principal productora de gas natural del mundo, está administrada por gente que trabajó con Putin en San Petersburgo, entre ellos el presidente de la compañía, Dmitry Medvedev, otro viceprimer ministro primero y principal candidato presidencial hasta la ascensión de Zubkov.

Ver comentarios