Logo La República

Lunes, 10 de diciembre de 2018



GLOBAL


Putin, el gran ausente en la cumbre del G7

Bloomberg | Viernes 05 junio, 2015



Putin, el gran ausente en la cumbre del G7

Siria, Irak, la lucha contra el grupo terrorista Estado Islámico (EI) o Ucrania, todos temas de la agenda de la cumbre del G7 y todos ellos temas para los que es impensable una solución sin contar con Rusia.
Sin embargo, su presidente, Vladimir Putin, no está invitado, castigado por la anexión de Crimea.
El próximo domingo y lunes se reúnen por invitación de la canciller alemana, Angela Merkel, los líderes de siete de los países más industrializados del mundo (G7) en el palacio de Elmau, lujoso hotel situado a 100 kilómetros al sur de Múnich.
Rusia, que se sumó al exclusivo grupo formando el G8 en 1998, fue excluida en esta ocasión del círculo en el que se encuentran Alemania, Francia, Italia, Reino Unido, Estados Unidos, Canadá y Japón. Para los ex cancilleres alemanes Helmut Schmidt y Gerhard Schröder es un “error”, en un momento en que se necesita contar con su apoyo.
En la comunidad internacional son conscientes de que apenas se puede hacer frente de manera efectiva a los desafíos internacionales en ámbitos como el terrorismo, el cambio climático, el medioambiente o el comercio si Moscú se queda fuera. Sin embargo, desde el gobierno alemán recuerdan que la solución está en manos de Putin.
“Mientras Rusia no reconozca los valores fundamentales del derecho internacional y los respete, es inimaginable un regreso al formato G8”, afirmó Merkel ante el Parlamento alemán a finales de mayo.
Desde Occidente insisten en que la anexión de la península de Crimea a Rusia y el apoyo de Moscú a los separatistas prorrusos en el este Ucrania vulnera la integridad territorial de Ucrania.
“El G7 es también una comunidad de valores, entre los que se incluyen el derecho internacional y el respeto de la integridad territorial de los países”, indicó la mandataria alemana. “El comportamiento de Rusia en Ucrania no es compatible con esto”.
Los partidarios de volver al formato del G8 recuerdan que Rusia tiene derecho de veto en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Cada resolución de la ONU impulsada por Estados unidos, Reino Unido o Francia puede ser bloqueada por Moscú.
En el caso de la crisis siria, por ejemplo, las diferencias entre Moscú y estos tres poderes occidentales con derecho a veto ha provocado que no salga ni una sola iniciativa efectiva de la ONU en cuatro años.
Para la revista alemana “Der Spiegel”, es un “inmenso error” no contar con Rusia. “Vladimir Putin no puede estar allí, a pesar de que sería el invitado más importante”.
Tampoco en la crisis en Ucrania se puede lograr avance alguno sin el gobierno ruso. La Unión Europea (UE) y Estados Unidos sólo pueden limitarse a acordar una política de sanciones comunes.
“Siempre es mejor hablar con el otro en lugar que sobre el otro”, recomendó el presidente de la Comisión para el Este de los Empresarios alemanes, Eckhard Cordes, en el diario “Die Welt”. ”Es una oportunidad perdida si no se emplea un formato de diálogo como es la cumbre del G7 para hablar con Rusia”.
Asimismo, en el ámbito de la lucha contra el cambio climático, uno de los temas más importantes de la cumbre en Elmau, también es muy importante la participación de Putin ya que Rusia ocupa la cuarta posición en la lista de los mayores productores de gases invernaderos, por detrás de China, Estados Unidos e India.
A pesar de todo, Merkel parece decidida. No obstante, dentro de su gobierno de coalición con el partido socialdemócrata (SPD) no todos piensan igual.
El ministro de Exteriores de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, alertó hoy a los países del G7 de la importancia de volver a incluir rápidamente a Rusia en el grupo para solucionar conflictos en países como Siria, Irak o Libia.
“Necesitamos a Rusia urgentemente para solucionar conflictos estancados en países vecinos a Europa como Siria, Irak, Libia y también para solucionar el conflicto por el programa atómico iraní”, afirmó el político del SPD al diario alemán ”Neue Osnabrücker Zeitung”.

Berlín/Dpa