Enviar
Compañía Autopistas del Sol ampliará infraestructura
Puente a Santa Ana tendrá seis carriles

• Obra forma parte de la construcción de la carretera a Caldera

Danny Canales
[email protected]

Los conductores que frecuentan viajar al oeste de la capital tendrán que llenarse de paciencia en las próximas semanas, pero el dolor de cabeza que padecerán les traerá una mejor condición de vida a futuro.
Lo anterior porque en pocos días se iniciarán los trabajos de ampliación del puente sobre el río Tiribí, construcción que si bien podría generar incómodas presas, se espera que a futuro ayude a agilizar el tránsito.
La estructura que se ampliará es la que se ubica en la ruta Próspero Fernández, 200 metros antes del cruce entre Escazú y Santa Ana, en el paso que va desde la Sabana hacia el oeste capitalino.
El proyecto comprende la construcción de un carril más a cada lado, de manera que la carretera pasaría a ofrecer tres vías por cada sentido.
En un recorrido realizado por un equipo de LA REPUBLICA ayer, se comprobó que ya se ha avanzado en la limpieza de los terrenos ubicados en la entrada al puente.
La ampliación de la estructura vial forma parte de los trabajos de construcción de la carretera entre la capital y Caldera y será desarrollada por el consorcio Autopistas del Sol, integrado por empresas europeas.
El plan comprende el reforzamiento de las subestructuras del puente, la construcción de los dos nuevos carril
es y adicionalmente la reconstrucción de la calzada actual.
Para reducir la congestión, la constructora anunció que se concentrará primero en edificar los carriles nuevos y posteriormente en reparar el pavimento existente, dijo Alvaro Muelas, gerente general de Autopistas del Sol.
En ese sentido, Muelas garantizó que tratarán de que en todo momento haya dos carriles por sentido en servicio, al tiempo que prometió la instalación de la debida demarcación para advertir a los usuarios sobre los trabajos.
Como ruta alterna a la Próspero Fernández se recomienda la vía que pasa por el puente de los Anonos y que llega a Escazú a la altura de Trejos Montealegre.
La construcción de la carretera a Caldera arrancó en enero, luego de más de tres décadas de demora.
El nuevo paso tendrá una longitud de 77 kilómetros e irá desde el Gimnasio Nacional, en la Sabana, hasta el puerto de Caldera, en la comunidad puntarenense del mismo nombre.
La obra es la primera de concesión vial que se desarrolla en el país y tendrá un costo de $230 millones.
Los usuarios que recorran la vía en un vehículo liviano deberán pagar $2,7 como peaje. El cobro es la forma que negoció la empresa con el gobierno para recuperar la inversión realizada.
Autopistas del Sol está integrada por las empresas españolas FCC, Itinere y M&S (anteriormente de capital tico, pero vendida a la empresa ibérica FCC) y la portuguesa Soares da Costa.


Ver comentarios