Enviar
Dos empresas costarricenses instalarán cuatro plantas para tratar los desechos sólidos que generan siete municipalidades de la zona

Proyectos de reciclaje operarían en Limón

 

  • Desarrollo de las obras rondaría los $3 millones
  • Un 80% los desechos sólidos podría ser reutilizado


 
La problemática que enfrenta Limón con la recolección y tratamiento de las 1.200 toneladas de basura que producen sus comunidades al día, ha sido vista como una oportunidad de expansión por parte de las compañías que operan en el mercado nacional de los desechos sólidos.

Tal es el caso del Grupo Maral ISOTEX, cuyas autoridades promueven proyectos de reciclaje en la región como una solución óptima al conflicto ambiental.

En la actualidad, el grupo impulsa el establecimiento de cuatro plantas para el tratamiento de desechos sólidos en la zona atlántica, las cuales recibirían en un principio la basura que generan siete municipios.

Entre ellos se encuentran los ayuntamientos de Pococí, Limón, Siquirres y Matina.

Cada planta tendría la capacidad de procesar hasta 100 toneladas de basura diariamente. De ellas, cerca de un 80% podría ser reutilizado en diferentes actividades comerciales, mientras que solo un 20% debería ser colocado en rellenos sanitarios.

La iniciativa ha tenido gran acogida entre los ayuntamientos caribeños, debido a que “ayuda a solucionar la problemática que enfrentan con el manejo de los desechos sólidos, pero además porque la basura que debe ser desechada en rellenos sanitarios, no contamina al haber sido tratada con químicos”, según comentó Enrique Odio, gerente general de Grupo Maral ISOTEX.

El proyecto de las plantas de tratamiento no incluye el traslado ni la disposición final de los residuos sólidos desechables en algún relleno sanitario del país.

Sin embargo, los representantes del grupo no descartan la posibilidad de brindar dicho servicio en los mismos terrenos en los que se ubicarán las plantas, ya que cuentan con el espacio suficiente para albergar la basura tratada, y se evita que las municipalidades deban realizar contratos e inversiones adicionales, señaló el gerente.

Hasta el momento seis ayuntamientos han establecido un contrato con las compañías para que administren sus desechos sólidos cuando inicien las operaciones de las plantas. Solo resta la confirmación de las autoridades de la municipalidad de Limón.

El establecimiento de las cuatro plantas de tratamiento de desechos sólidos tendría un costo aproximado a los $3 millones. Dichas obras se iniciarían luego de que las compañías nacionales obtengan los permisos ambientales que otorga la Secretaría Técnica Nacional Ambiental (SETENA), para operar.

Actualmente, los representantes del Grupo Maral ISOTEX también manejan la posibilidad de desarrollar un segundo proyecto de reciclaje en el territorio nacional, pero esta vez, como parte de las obras de cierre técnico que deben ser realizadas en el relleno sanitario de Río Azul.

Por ello presentaron una propuesta ante las autoridades del Ministerio de Salud, la cual procura que el relleno josefino reciba de nuevo desechos sólidos los cuales serían procesados en una planta de tratamiento, para que no contaminen la zona al ser enterrados.
El costo de dicho proyecto aún no ha sido determinado, debido a que “dependería de la cantidad de desechos que reciba de nuevo el vertedero, y su frecuencia”, explicó Odio.

En el mercado nacional operan más de ocho compañías de capital nacional y extranjero, que brindan el servicio de tratamiento y disposición de los desechos sólidos tanto a compañías privadas como a las municipalidades.

Ver comentarios