Enviar
Kevin Casas tenía a su cargo al menos cuatro de los planes más importantes para la administración Arias
Proyectos clave quedan sin figura

• Ex vicepresidente y ex ministro de Planificación tenía previsto rendir informe sobre el avance del Plan Nacional de Desarrollo el mes entrante

• Mientras que en Casa Presidencial aseguran que “pronto” tendrán el sustituto para Mideplan, en la institución afirman que planes siguen su curso normal

Carlos Jesús Mora
[email protected]  

Utilizando las metáforas del presidente Oscar Arias durante la pasada campaña electoral, se podría concluir que con la salida de Kevin Casas, el barco se está quedando sin uno de sus más valiosos tripulantes.
Tras la dimisión de quien se perfilaba como “el segundo a bordo”, el Ministerio que estaba considerado como la brújula de la administración Arias quedó sin una figura de alto rango que se encargue de proyectos clave como el Plan Nacional de Desarrollo (PND), el cual coordina los programas de trabajo y los presupuestos de todas las instituciones públicas y ministerios.
Otras de las iniciativas que lideraba Casas son la agenda sectorial de Cooperación, la Reforma del Estado y el programa Gobierno Digital, todos de suma importancia para este gobierno.
Días antes de que se desatara la polémica tras la publicación del Semanario Universidad sobre el memorándum elaborado por el hoy ex vicepresidente y el diputado liberacionista Fernando Sánchez, Casas había asegurado a LA REPUBLICA que para el mes entrante estaba previsto que se rindiera un importante informe sobre la ejecución del PND.
Actualmente en el Mideplan se desconoce si la evaluación se dará en octubre, como estaba previsto.
En cuanto al tema de cooperación internacional, Casas estaba terminando de elaborar la agenda sectorial que pretende organizar mejor la colaboración foránea.
Dicha agenda pretende evitar que los países y organismos internacionales incurrieran en la duplicación de ayudas.
En un informe que dirigió Kevin Casas y que fue presentado en junio pasado, se determinó que en los últimos 17 años la cooperación técnica no reembolsable ha disminuido su caudal considerablemente. Mientras que en 1990 el monto por este concepto se contabilizaba en $262 millones, en los últimos dos años no supera los $63 millones.
Casas presidía además la Comisión Presidencial que analizaba una reestructuración al Estado, que entre otras consideraciones contempla la reducción de presidencias ejecutivas y la apertura de monopolios públicos a la empresa privada.
Al igual que los proyectos anteriores, también se desconoce la suerte que correrá el programa de Gobierno Digital que Casas conducía desde la segunda vicepresidencia, el cual busca reducir la tramitación excesiva y simplificar trámites en la gestión pública.
El Gobierno admite que perdió a uno de sus mejores ministros y Rodrigo Arias, titular de la Presidencia dijo a LA REPUBLICA que “pronto” se tendrá al sustituto de Casas, sin embargo no precisó la fecha.
Pero para la administración no ha sido fácil encontrar titulares, prueba de ello es el Ministerio de la Producción para el cual se han tomado cinco meses en busca de un titular definitivo.
En el Mideplan Hannia Vega, ministra a.i., reconoció que la partida de Kevin Casas “es un desbalance en el Ministerio pues su figura era de peso y liderazgo”.
“Ya existe una huella definida y el insumo básico para continuar”, añadió Vega, quien prefirió no referirse ante la consulta de que si estaría dispuesta y preparada para asumir el cargo de ministra de manera definitiva.
El pasado 12 de setiembre Kevin Casas decidió separarse de su cargo mientras una auditoría del Mideplan realiza una investigación en el Ministerio, esto a raíz de la publicación del memorándum que dio a conocer el Semanario Universidad días atrás.
La auditoría fue encargada por el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE), pues en el documento que Casas y Sánchez redactaron le sugieren al Presidente acciones para la campaña del “sí” al Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos (Cafta), como la de “estimular el miedo” entre los votantes, condicionar económicamente a los alcaldes si en sus cantones gana el “no” y evadir las regulaciones del TSE.
Los auditores de Mideplan tienen previsto rendir el informe de su investigación este viernes, si la indagación arroja que Casas incurrió en beligerancia política podría ser sancionado e inhabilitado para desempeñar un cargo público entre dos y seis años.

Ver comentarios