Enviar
Proyectos inmobiliarios previstos se reducen

• Cerca de un 90% de los desarrollos que se construirían en 2009 se detuvo, estima la Cámara de la Construcción


Rebeca Sequeira e Israel Aragón
[email protected]
[email protected]

Los “inventarios” de proyectos inmobiliarios de una magnitud importante que poseía el país para el próximo año se vieron drásticamente reducidos como consecuencia de la crisis internacional y las restricciones crediticias.
De un total que superaba los 100 desarrollos de este tipo cerca de 90 se encuentran paralizados a la espera de que se aclaren “los nublados del día”.
“Han caído en el limbo unos 90 proyectos grandes, de los cuales la mayoría eran extranjeros, aunque también los había de capital nacional”, dijo Randall Murillo, director ejecutivo de la Cámara Costarricense de la Construcción.
Algunos de estos proyectos fueron frenados por prudencia. Otros como el Thunderbird Resort —complejo turístico de $40 millones que ya había iniciado el movimiento de tierras de su terreno en La Unión de Cartago— debieron suspenderse temporalmente y buscar recursos debido al cambio en las condiciones de financiamiento.
“Estamos paralizados porque nuestro financiamiento se tramitó de manera parcial debido a los problemas que enfrenta el sistema bancario nacional”, afirmó Rómulo Quirós, gerente financiero de la empresa, que forma parte de Fiesta Casinos Costa Rica.
Solo en Guanacaste el trámite de al menos seis proyectos importantes, incluso anunciados está detenido, afirmó Juan José Vargas, empresario del sector y directivo de la Cámara Costarricense de la Construcción (CCC). El empresario destacó que también hay grandes proyectos afectados en el Pacífico Central.
En 2006 la cadena Starwood Hotels & Resorts Worldwide, Inc. había anunciado que construiría en esta zona uno de sus hoteles de lujo St. Regis Resort.
El sector inmobiliario en general se vio sorprendido por la desaceleración,
Las empresas estimaba que para el segundo semestre de este año necesitarían al menos unas 77 mil personas para que trabajaran en zonas costeras.
El Ministerio de Trabajo les autorizó 10 mil visas temporales. Sin embargo, llegada la hora solo se utilizaron 800 de esos permisos, informó la CCC.
“La construcción es una actividad cíclica, pero tanto en su crecimiento como en su reducción se mantiene dentro de determinados márgenes. El problema es que se estábamos estructurados para enfrentar una gran demanda y caímos de los niveles más altos al suelo y de manera abrupta, como quien sube a una cumbre para tirarse de la montaña”, afirmó el director de la Cámara.
“La desaceleración de este sector causará un aumento en el desempleo y una baja en el ingreso de migrantes. Eso se traducirá en menos ingreso disponible para gastar, por lo que se generará una disminución en la demanda interna que desacelerará a la economía”, consideró Luis Mesalles, economista.
Las diferentes empresas del sector construcción, entre las que se cuentan firmas como Holcim, EDICA, Ossenbach Pendones y Bonilla Arquitectos y la desarrolladora Kirebe, han debido despedir cerca de 20 mil personas, entre las que se cuentan además de operarios, ingenieros y administradores, según información de la CCC.
Los empresarios estiman que la crisis tocaría fondo en unos seis cuando estos desarrollos se concluyan. Para entonces la CCC prevé que se bajará de niveles de construcción anual cercanos a los 8 millones de metros cuadrados hasta los 5 millones de metros cuadrados.



Ver comentarios