Proyecto busca poblar carreteras con pasos para animales
En los primeros seis meses del año, murieron un total de 12 manigordos víctimas de accidentes viales. Shutterstock/La República
Enviar

La incorporación de 44 pasos aéreos y subterráneos en la carretera que une a Cañas y Barranca fueron el punto de partida de un proyecto que pretende reducir la mortalidad de animales, a raíz de los accidentes viales.

El proyecto está a cargo del Sistema Nacional de Áreas de Conservación (Sinac), en alianza con el MOPT y el Consejo Nacional de Vialidad.

La primera fase comprende el tramo Limonal-Cañas, con ocho pasos aéreos y dos subterráneos. La idea es que se pueda extender a otras carreteras del país a través de estudios ambientales, explicó Carlos Orrego, coordinador nacional de Vida Silvestre del Sinac.

Los pasos aéreos son puentes que unen árboles a los dos lados de la carretera, mientras que los subterráneos son alcantarillas para que otro tipos de animales puedan cruzar.

Los animales que más necesitan los pasos aéreos son los mamíferos que viven en árboles, como monos y ardillas, que normalmente utilizan cables de alta tensión para cruzar entre copas de árboles y terminan electrocutados.

Los subterráneos podrían ser usados por serpientes y roedores, los más afectados por atropellos en la vía.

Mediante un estudio previo se determinan las “zonas calientes”, es decir, por donde más cruzan los animales y ocurren la mayor parte de los accidentes, detalló Orrego.
En estas zonas de impacto se colocan los pasos y así se reduce la mortalidad en las carreteras.

Llamado a la acción

En el primer semestre del año, un total de 12 manigordos -especie que está en peligro de extinción- han muerto producto de accidentes en carretera, reportó la Defensoría de los Habitantes.

Para este organismo, el país debería avanzar en la construcción de pasos para fauna, ya que existe una “carencia”, dijo Tatiana Mora, directora de Calidad de Vida de la institución.

“Hay una necesidad de que todos los procesos de diseño, construcción, operación y mantenimiento de las carreteras nacionales y cantonales contemplen los pasos de fauna”, agregó.

Aunque no tienen un inventario de cuántos de estos pasos hay en el país, en el Sinac comparten esta visión, y aseguran que su construcción depende de los estudios que se hagan en carretera, la extensión de la ruta y de las especies que habiten en los alrededores.

“Necesitamos más pasos, y se están desarrollando; estos tienen que ir en orden con el crecimiento de la infraestructura vial”, acotó Orrego.


Ver comentarios