Proteger su marca en Internet le evitaría pérdidas millonarias
Francisco Pérez, de propiedad intelectual y ciencia de Thomson Reuters; Indiana Maroto, de SPC Internacional, y Joao Lopes, de MarkMonitor. Esteban Monge/La República
Enviar

Debido al crecimiento acelerado de la presencia de las marcas en Internet, sobre todo en redes sociales, surge la necesidad de proteger a la empresa de suplantación de identidad o falsificaciones, que podrían traer pérdidas millonarias.

En el país la suplantación de la marca en Internet es uno de los delitos más comunes en redes, tanto que en algunos casos son más los dominios falsos registrados que los de la propia empresa.

Entidades financieras, aerolíneas y farmacéuticas son parte de las organizaciones que sufren estos ataques.

“El problema es que los ‘hackers’ siguen expandiendo sus métodos y las empresas no se actualizan en materia de seguridad”, dijo Joao Lopes, gerente comercial para América Latina de MarkMonitor, empresa que se dedica a la protección de marcas online.

El “phishing”, como se conoce al delito informático de suplantación de identidad y robo de datos, ya no solo se hace por correo electrónico, sino que se aprovechan apps de celular, páginas web y redes sociales.

La información robada se utiliza para hacer transacciones bancarias fraudulentas o engañar a clientes, lo que afecta considerablemente la imagen de la marca.

En muchos casos las páginas o perfiles falsos son idénticos a los de la empresa, lo que facilita los fraudes.


Se estima que el impacto económico mundial de la piratería en línea y la falsificación es de $200 mil millones, de acuerdo con MarkMonitor.

“Más de 400 marcas sufren ataques cada trimestre, muchas de ellas por primera vez. Prácticamente cualquier empresa con una marca reconocida está en riesgo”, indicó Francisco Pérez, gerente comercial de propiedad intelectual y ciencia para Latinoamérica de Thomson Reuters.

¿Cómo proteger la marca?
Lo primero que se debe hacer es registrar los dominios de la empresa con un proveedor de servicios confiable, pues muchas veces se “compra al que primero se encuentre en un buscador”, expresó Alonso Ramírez, director del Centro Regional de Inteligencia Cibernética de SPC Internacional.

Otra recomendación es contratar un servicio que permita estar revisando los dominios y analice que no sean suplantados.

Por último, se aconseja tener contratos legales con los proveedores a los que se les compra el desarrollo y diseño del sitio web, para asegurarse de que los demos o interfaces de prueba queden desactivadas cuando ya no se estén utilizando.

Colocar contraseñas seguras, mantener los sistemas y antivirus actualizados, y verificar siempre el URL de mensajes de texto y correos electrónicos, son recomendaciones menores que también pueden aplicar los empleados.

201606281908420.rec-4.gif



Ver comentarios