Logo La República

Miércoles, 12 de diciembre de 2018



IMPACTO LEGAL


Propiedad Intelectual: Clave para el Desarrollo Económico

Gabriel Durán [email protected] | Miércoles 13 junio, 2018

gráfico de dolar subiendo
Foto Shutterstock/La República


El mundo ha alcanzado un punto histórico de inflexión en donde las invenciones, la creatividad y la innovación son productos vitales, que impregnados en los andamiajes productivos de los países, constituyen el motor de combustión para el desarrollo económico.


Las economías con el crecimiento más acelerado han dejado rastros de las claves con las que han alcanzado el éxito. El caso de Singapur es uno de los más llamativos, logrando un desarrollo que lo ha colocado entre las economías más importantes del mundo, a pesar de que no cuenta prácticamente con ningún recurso natural, a tal punto que hasta tiene que importar el agua potable desde Malasia.


¿Cómo es que un país sin recursos naturales pasa de poseer en el año 1965 un Producto Interno Bruto per cápita de $490 a $51.880 en el 2016? Según el Fondo Monetario Internacional, este dato coloca a Singapur entre las diez economías con PIB per cápita más altos en el mundo.


El país asiático incentivó una educación que gestara un proceso de industrialización con productos intangibles, representando grandes invenciones en la industria petroquímica, electrónica, mecánica y biomédica.


Estimular los procesos de innovación en el contexto histórico de la era del conocimiento, es fundamental para que las invenciones se transforman en patentes, los productos sean respaldados por marcas que transmiten prestigio, los “know how” y otra serie de bienes intangibles que encierra la Propiedad Intelectual, incursionen en la economía como los insumos necesarios para que los países avancen.


Resguardar la innovación que existe en las sociedades y estimular el desarrollo de bienes inmateriales se convierte en una de las principales misiones de todos los países que quieren incrementar su potencial económico, cultural y social. Lo cual significa que para encajar con los aparatos productivos de un mundo modernizado, se debe apostar por una cultura con estructuras reforzadas de Propiedad Intelectual.


Si la innovación es clave para el desarrollo económico de los países, entonces la protección a la Propiedad Intelectual es un prerrequisito para la innovación. Se debe generar una cultura que adopte como principio la protección a la Propiedad Intelectual dentro de las empresas, en las instituciones públicas y academias, para que las invenciones se traduzcan en beneficios económicos, culturales y sociales.


Nuestra Constitución Política consagra una protección fundamental a la Propiedad Intelectual, extendida por jurisprudencia de la Sala Constitucional. Se han suscrito doce tratados internacionales desde 1971, los cuales regulan derechos de autor, denominaciones de origen, diversidad biológica y otros. Las leyes sobrepasan la primera decena y han sido acompañadas de reglamentos que profundizan la protección.


Los resultados de las últimas evaluaciones de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual ya muestran beneficios. El Índice de Innovación del 2017 ubica a Costa Rica en el puesto 53 del ranking mundial, también se ha posicionado en el 2° lugar de la región Latinoamericana.


Según la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, INSEAD y Universidad de Cornell, Costa Rica es el 8° país que más porcentaje del PIB invierte en educación, siendo el pilar para el desarrollo de bienes intangibles, logrando exportar un 50% del total de exportaciones en productos vinculados con los TICs (Tecnologías de Información y de Comunicación).


En cuanto al porcentaje de pagos producto de la Propiedad Intelectual, Costa Rica se encuentra en el puesto número 27 a nivel mundial, lo que refleja una facilidad para que el conocimiento sea comercializado a través del licenciamiento de patentes o la cesión de marcas en el país.


El propósito para los años venideros debe ser generar espacios dentro de las instituciones para incentivar el registro de activos inmateriales, para que su circulación en los flujos comerciales se reproduzca en un ambiente seguro que multiplique los beneficios.


Gabriel Durán

Asistente Legal de BLP

[email protected]