Profundiza caída de bonos por declinación de crecimiento chileno
La vacilante economía de Chile exacerba las pérdidas de los inversores en bonos. Bloomberg/La República
Enviar

Profundiza caída de bonos por declinación de crecimiento chileno

201408192324251.b2.jpg
La vacilante economía de Chile exacerba las pérdidas de los inversores en bonos. Bloomberg/La República
La vacilante economía de Chile exacerba las pérdidas de los inversores en bonos de la firma minorista SMU SA y la concesionaria de autos Automotores Gildemeister SA.
Los $300 millones de pagarés de SMU con vencimiento en 2020 han bajado 12% en el último mes, mientras que la deuda de similar vencimiento de Gildemeister ha caído 9,3%, lo que contrasta con una declinación promedio de 1,5% de la deuda de mercados emergentes de calificación basura.

La caída de los bonos se profundiza en momentos en que analistas reducen los pronósticos de crecimiento económico por séptimo mes consecutivo y pronostican la expansión más débil desde 2009, lo que alienta la especulación de que compañías como SMU y Gildemeister tendrán problemas para pagar su deuda. Una caída del peso, la moneda de peor desempeño de América Latina en el último mes, también amenaza con aumentar el costo del servicio de los valores con denominación en dólares en el caso de los deudores con problemas.
“Los deudores chilenos de alto rendimiento se ven aun más presionados”, dijo en entrevista telefónica Jaime Achondo, operador jefe de Finanzas y Negocios SA de Santiago. “Necesitan mejores perspectivas macroeconómicas. Sin eso, les va a resultar cada vez más difícil operar”.
Suele considerarse que los bonos que rinden más de 10 puntos porcentuales por encima de los bonos del Tesoro de los Estados Unidos están en problemas. La prima que los inversores exigen para tener pagarés de SMU con vencimiento en 2020 es de 16,65 puntos porcentuales por encima de los bonos del Tesoro de los Estados Unidos. Los bonos 2021 de Gildemeister rinden 17,65 puntos porcentuales más que los bonos del Tesoro comparables, la mayor diferencia desde que se los vendió en 2011.

Bloomberg


Ver comentarios