Enviar
Profesionales ganan más en Brasil que en EEUU o Europa

La crisis que afecta a Europa y Estados Unidos ha provocado una inversión en términos de remuneraciones y hecho que un profesional técnico que trabaja en Brasil tenga un salario superior al que ganaría en países desarrollados, según un estudio privado publicado por el diario "O Globo".
El estudio, realizado por la firma consultora Michael Page a petición del periódico, cita ejemplos de varias profesiones y asegura que, en algunos casos, la diferencia salarial puede ser hasta de un 85%.
Entre diversos casos, el informe dice que un ingeniero eléctrico que trabaja en alguna gran empresa asentada en Brasil obtiene una remuneración mensual mínima de unos 14.900 reales ($8.270, 6.174 euros), que sería equivalente a 8.037 reales ($4.465, 3.333 euros) si trabajase en España o de 9.041 reales ($5.022, 3.749 euros) si lo hiciera en Italia.
Según O Globo, la consultora comparó en su trabajo "salarios en grandes empresas de todos los sectores situadas en grandes ciudades y consideró el salario de los profesionales de niveles de gerencia", aunque no incluyó en el estudio ciertos factores, como el coste de vida o los beneficios que los ciudadanos reciben por sus impuestos.
Esas diferencias salariales se registran sobre todo en las áreas técnicas, "aunque el fenómeno puede ampliarse a otras profesiones" en función del desarrollo de la crisis financiera, dijo al periódico el analista Ricardo Guedes, uno de los responsables del informe.
El periódico entrevistó también a algunos extranjeros que viven y trabajan en el país, quienes aclararon que un salario mayor en Brasil tampoco llega a ser la panacea.
Uno de los casos citados fue el del portugués Joao Nunes, de la propia firma Michel Page, quien declaró que si bien en Brasil tiene un salario superior en 30% al que tenía en Portugal, su capacidad de ahorro es "mucho menor" ahora.
"Aquí todo es más caro. El precio de un alquiler (de vivienda) es dos veces más caro que en Portugal, y lo mismo pasa con la comida", declaró Nunes.
El presidente de la Asociación Brasileña de Empresas de la Tecnología de la Información y la Comunicación (Brascom), Antonio Gil, alertó por su parte de que esos elevados salarios "empiezan a afectar la competitividad de Brasil".
En su opinión, los altos salarios, sumados a las proteccionistas leyes laborales y a una onerosa estructura tributaria, encarecen los costes de las empresas y "hacen que el país pierda mercados" en el comercio internacional.
El anuncio se da en paralelo a que se conocieran datos que evidencian la disminución de la pobreza en Latinoamérica.
En el último año, América Latina ha reducido en siete millones el número de pobres, de los cuales tres millones se encontraban en la indigencia, según el Panorama Social 2011 presentado esta semana por la CEPAL en Santiago de Chile.
Según Alicia Bárcena (Ciudad de México, 1952), esto se debe fundamentalmente a la creación de empleo y a las transferencias de recursos públicos en países como Argentina, Brasil, Chile y Uruguay,
"En general a la región no le ha ido mal, el desempleo este año es del 7,1%, el año pasado era del 7,3% y cuando estalló la crisis, en 2008, era del 8,2%", explica.
Además, agrega, los gobiernos latinoamericanos han incrementado su gasto público de forma muy importante para atender a la población más pobre.
Pero si bien los planes para hacer frente a la crisis han funcionado, Bárcena tiene claro que "la solución definitiva es la creación de empleo formal, que realmente sea productivo".
Con un crecimiento este año del 4,4 %, la economía latinoamericana sigue dando muestras de vigor, pero el panorama podría cambiar el año que viene.
"Este año vamos a seguir estando en un buen pie. El próximo es cuando podríamos ya empezar a sentir algunas consecuencias", admite.
La política de redistribución de los ingresos es importante. "Eso ayuda mucho a cerrar brechas", sostiene Bárcena, pero mientras tanto "debemos seguir ayudando a las familias más pobres".
La lucha contra la pobreza marca diferencias notables entre los países latinoamericanos, indica la responsable de la CEPAL.
Por un lado, están los países caribeños y centroamericanos, más rezagados, y, por el otro, el resto de la región.
Junto a estados como Brasil, Argentina y Chile, "también hay países como Venezuela, que ha hecho un enorme esfuerzo para disminuir la pobreza y la indigencia; Perú que en el periodo 2002-2010 ha pasado del 54,7 % al 31,3 % o Bolivia, que bajó del 62,4 % al 54 %.
"Centroamérica sigue siendo una tarea pendiente", reconoce Bárcena, quien enfatiza que "América Latina no es la región más pobre, sino la que tiene peor distribución del ingreso".
Cuándo saldrá de esta situación "es una pregunta muy compleja", pero respecto al cómo la CEPAL está proponiendo varias maneras de "ir cerrando brechas", señala Alicia Bárcena, quien ve con satisfacción cómo los países hacen caso a las recomendaciones de este organismo dependiente de Naciones Unidas.
El incremento del gasto público, las transferencias no contributivas y políticas de creación de empleo y protección social son algunos de los avances más destacados y en los cuales los gobiernos, según Alicia Bárcena, deben perseverar.

Brasilia / EFE


Ver comentarios