Enviar

Altos costos de producción, falta de innovación y acceso al crédito, los obstáculos

Productos ticos: Mucho potencial, poco apoyo

Empresas han logrado crecer el último año

201309292223510.n3.jpg
Industrias como la alimentaria, plástica, pesca y de carne, han mostrado números importantes de crecimiento en sus exportaciones, aun en un año tan difícil como este. Y aunque tienen todo para crecer más, hay obstáculos que no se lo permiten.
Estas industrias quieren seguir creciendo pero los altos costos de producción —especialmente en electricidad—, falta de programas que les ayuden a innovar por parte del Estado, y acceso al crédito para inversiones, no los dejan alcanzar a otras que están en el top de ventas al extranjero, como la de microprocesadores  y productos médicos.
Preparaciones alimenticias, artículos de plástico para envasados, salsas y preparaciones, leche, son de los productos que logran colocarse en mercados internacionales y tienen un arraigo por ser empresas netamente costarricenses.
Incluso hay industrias que tienen crecimientos importantes por encima del 10% y hasta superiores al 30% en los últimos 12 meses, como las preparaciones de panadería fina, carne bovina, conservas de pescado, hojas de aluminio, palmito, chocolates y confitería.
Los desafíos de estas empresas se basan en reducir los costos de producción, desarrollar planes integrales de innovación, y tener mejor acceso al crédito.
En cuanto a los costos de producción, en Costa Rica todos sabemos que son caros, “no estamos pidiendo reducir cuotas obrero patronales, sino costos de energía y logísticos, tener facilidades en trámites gubernamentales, mejoras regulatorias, el país sigue teniendo un aparato burocrático que desmotiva y eleva costos a las pequeñas empresas”, indica Mónica Segnini, presidenta de la Cámara de Exportadores.
Otro punto es el desarrollo e innovación, donde el país tiene que hacer más esfuerzos.
Necesitamos más encadenamientos productivos con grandes empresas —como sucede alrededor de Intel—, pero sobre todo en los sectores de alta tecnología para que haya transferencia de conocimientos y para que se incorporen pequeñas industrias a las cadenas de valor.
“Por ejemplo, hablando de productos alimenticios, estas empresas puedan tener acceso a centros de laboratorio o centros científicos para que haya innovación y desarrollo de nuevos productos, esto se hace en Brasil, en Europa y Estados Unidos, donde brindan un servicio a las pequeñas empresas que no tienen dentro de sus instalaciones todo un centro de nuevos productos, para innovar, ampliar su gama de productos y también mejorar su productividad”, explica Segnini.
Para una empresa que produce preparaciones alimenticias, como el caso de la panadería, al llegar a ofertar a grandes mercados, por no cumplir con volumen o requerimientos específicos es que se le cae el negocio.
“Hay buenas intenciones con soluciones a medias, no aprovechamos el enorme recurso nacional que tenemos, no hay planes integrales para la industria nacional. No hay visión de inversión país, como sí se tiene para buscar inversión extranjera,. No le apostamos a lo nacional, que genera empleo y recursos al Estado”, dice Nohelia de León, de productos Konig, del sector alimentario.
Por último está el tema del financiamiento, hay empresas que incluso van a misiones comerciales a otros países, traen potenciales contratos bajo la manga, pero al pensar en cómo invertir para ampliar su producción, necesitan capital que no tienen disponible.
Así el acceso al crédito empresarial y de pymes debe mejorar, la banca debe brindar un servicio a las empresas exportadoras, donde por ejemplo, los contratos de compra-venta internacional sean parte de la garantía para acceder a créditos, eso lo tienen otros países —se llama Ex-Im Bank—, nosotros estamos retrasados en eso.
También debe mejorar en banca de desarrollo para capitales más pequeños ya que el financiamiento puede ayudar mucho, especialmente en aquellos que están empezando con sus emprendimientos.

Fabio Parreaguirre
[email protected]
@fabiopLR

Ver comentarios