Enviar
Productos chinos en entredicho

Más de mitad de los bienes peligrosos detectados en 2007 procedía del gigante asiático

Bruselas
EFE

El 52% de los productos peligrosos que se detectaron en la UE el pasado año procedía de China, según un informe anual de la Comisión Europea, que destaca que los juguetes siguen a la cabeza de las retiradas del mercado.
La comisaria europea de Consumo, Meglena Kuneva, explicó en rueda de prensa que el alto número de notificaciones de productos chinos se explica por las numerosas importaciones procedentes del país asiático (el 80% de los juguetes que la UE importa han sido fabricados allí) y por la mejora en la vigilancia sobre los mismos.
El informe destaca que en 2007 aumentaron un 53% las notificaciones realizadas al Sistema de Alerta Rápido Europeo Para Productos No Alimentarios (RAPEX), con 1.605 productos detectados.
La comisaria atribuyó ese aumento a un control más eficaz, una participación más efectiva de las autoridades nacionales competentes, un incremento de la sensibilización por parte de las empresas y una mayor cooperación con terceros países.
Las diferencias en el número de avisos remitidos a RAPEX por parte de los países se redujeron el pasado año, lo que según la Comisión demuestra que existe una participación “más equilibrada” en el sistema.
Alemania fue país que más retiradas notificó a Bruselas (163), seguido de Grecia (115), Eslovaquia (114), Hungría (109) y España (108).
Las alertas más frecuentes afectaron a juguetes (en 417 casos), vehículos motorizados (197), y aparatos eléctricos (156), que sumaron la mitad del total.
Más de uno de cada tres juguetes retirados era un artículo de puericultura.
El informe destaca asimismo la reducción en el número de productos peligrosos de origen desconocido, que ha pasado de representar el 20% del total en 2005, al 13% en 2007.
Según la CE, ese hecho se debe a que probablemente una buena parte de los artículos en esa categoría fueron identificados el pasado año como de origen chino.
Kuneva hizo hincapié en la mejora de la cooperación entre la UE y el país asiático el pasado año y recordó la puesta en marcha de un sistema que obliga a China a informar trimestralmente sobre las acciones que lleva a cabo para identificar a los fabricantes de productos peligrosos notificados a RAPEX.
Sobre la base del mismo, las autoridades chinas llevaron a cabo 184 investigaciones entre julio y septiembre del pasado año, frente a las 84 realizadas en todo el año anterior.
Ver comentarios