Enviar
Productividad enfrenta inconsistencias

Indice de actividad económica muestra inestabilidad en los últimos meses


Rebeca Sequeira
[email protected]

El Indice Mensual de la Actividad Económica (IMAE) enfrenta una volatilidad desde abril de 2008, cuando descendió en casi 13 puntos porcentuales con respecto a marzo.
Para setiembre se llegó al nivel más bajo en lo que va del año pues se posicionó 227,94 puntos. Mientras que en marzo se había alcanzado un 245.79.
La inestabilidad del IMAE es reflejo de la situación económica nacional e internacional que se desató a raíz de la crisis financiera en Estados Unidos.
“Es muy probable que la inestabilidad del IMAE en los últimos meses esté marcando el proceso de transición a un nuevo ciclo económico de menor crecimiento, el cual es provocado por una combinación de eventos desfavorables en los mercados internacionales, así como las distorsiones internas”, dijo Allan Rodríguez, gerente general de Grupo CFS.
La construcción y la manufactura son dos de los sectores que se han visto más afectados y que consecuentemente han provocado un mayor impacto en el IMAE.
“La agricultura en el primer trimestre de 2008 tuvo crecimientos mensuales negativos, al igual que la industria manufacturera donde se han observado bajas mensuales desde marzo. La construcción, que en los meses anteriores registraba crecimientos anuales superiores al 20%, en agosto muestra un avance del 11,5”, dijo Carmen Monge, analista de INS Valores Puesto de Bolsa.
Otro de los sectores en los que se ha dado un decrecimiento es en el financiero, el cual ha sido afectado por agentes como el tipo de cambio y la subida en las tasas de interés.
“La menor inversión ocasiona una menor demanda por insumos que a su vez se traduce en una menor producción. Los empresarios e inversionistas son cada vez más escépticos con respecto a la evolución futura de la economía y empiezan a exigir rentabilidades mayores en los proyectos de inversión, también a buscar liquidez y salirse de posiciones más riesgosas y de largo plazo”, agregó Rodríguez.
Dicha situación ha generado una pérdida de confianza por parte de los inversionistas y de los productores. Sin embargo, analistas esperan que este comportamiento mejore para el próximo año debido a las políticas que han tomado los distintos bancos centrales y gobiernos del mundo con el fin de mejorar el panorama global.
“La desconfianza en el mercado tiene una base psicológica muy grande, porque en realidad el mercado está más estable. En el caso del mercado costarricense, los inversionistas no se dan cuenta de que no tuvimos un efecto real, si se compara con otros países en donde se vieron efectos fuertes en sus bolsas de valores. Los inversionistas están dejando de comprar por miedo”, comentó Rainier Saballos, trader de E*capital.
Para los próximos meses se espera que el IMAE siga presentando fluctuaciones, como las que se han mostrado en este índice en los últimos meses.


Ver comentarios