Enviar
Proceso de paz estancado
Canciller israelí ve nulas posibilidades de reanudar el diálogo con los palestinos

El ministro israelí de Exteriores, Avigdor Lieberman, echó el viernes un jarro de agua fría a las intenciones de la jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, al señalar que las probabilidades de reanudar el diálogo de paz con los palestinos son "cero".
"En vista de la actual posición de (el presidente palestino) Mahmud Abás, las posibilidades de las negociaciones son cero", señaló Lieberman en una conferencia de prensa con Ashton tras la reunión que mantuvieron en la sede de su Ministerio en Jerusalén, según medios locales.
El titular de Exteriores y líder del partido ultranacionalista Israel Beitenu fue más allá al asegurar que, de hecho, Abás "no desea un acuerdo, sino la confrontación con Israel".
"Ese es su interés personal, pese a que es contrario a los intereses palestinos y muchos en la Autoridad Nacional Palestina (ANP) se oponen a él", agregó antes de señalar que "la pelota está en el tejado de los palestinos".
Lieberman no sólo enfrió las esperanzas de Ashton de que se cumpla el motivo explícito de su visita a Oriente Medio (que israelíes y palestinos regresen a las negociaciones de paz que nacieron y murieron hace nueve meses), sino que también dibujó un panorama poco halagüeño de cara al futuro más inmediato.
Si los palestinos intentan ingresar como Estado en la ONU el próximo septiembre, "Israel no se sentirá vinculada a los acuerdos que ha firmado con los palestinos en los últimos 18 años", advirtió.
El liderazgo palestino anunció hace meses, a la luz de la parálisis del proceso negociador, que pedirá el próximo septiembre a la ONU la aceptación de su inexistente Estado como miembro de pleno derecho, lo que tendría consecuencias simbólicas y jurídicas.
Lieberman considera que esta iniciativa supondría "el fin de los Acuerdos de Oslo", que alcanzaron en 1993 Yaser Arafat e Isaac Rabin, y "una vulneración de todos los acuerdos que hemos firmado hasta ahora".
"Todos somos muy conscientes de que septiembre se acerca con rapidez. Con los acontecimientos de la primavera árabe y tras el discurso del presidente (estadounidense Barack) Obama es más urgente que nunca iniciar negociaciones sustanciales y hacer avanzar el proceso de paz", replicó después Ashton por medio de su portavoz.
Un mensaje que la alta representante de la Política Exterior de la UE pasó "muy claramente" a Lieberman durante la entrevista, precisó en un comunicado remitido por la representación de la UE en Tel Aviv.
Ashton destacó además la necesidad de un "marco de referencia claro que permita a las dos partes regresar a la mesa de negociaciones".
La jefa de la diplomacia europea, que llegó el viernes a Israel tras entrevistarse el jueves en Ammán con el ministro de Exteriores jordano, Naser Yudeh, también habló con la jefa de la oposición israelí y ex titular de Exteriores, Tzipi Livni.
Por la tarde se reunió en la ciudad cisjordana de Ramala con el primer ministro palestino, Salam Fayad, quien le subrayó la importancia del documento de conclusiones acordado por el Consejo de Ministros de la UE en diciembre de 2009 y ratificado un año después, informa la agencia oficial palestina "Wafa".
El texto señala que Jerusalén debe ser la "capital futura de dos estados" e insiste en que la UE no reconocerá los cambios de fronteras en la región llevados a cabo desde la Guerra de los Seis Días de 1967.
Fayad considera que esta declaración "confirma el marco legal para el proceso de paz y asegura una posición clara sobre las fronteras de 1967", según "Wafa".
Ashton tenía previsto cenar con Abás y viajará el sábado a Egipto para participar en la sede de la Liga Árabe en una reunión del Grupo de El Cairo, que incluye a organizaciones que apoyan una transición democrática en Libia.
El domingo regresará al Estado de Israel para un encuentro conjunto con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y el enviado del Cuarteto de Madrid para Oriente Medio y ex primer ministro británico, Tony Blair.
La visita forma parte de un baile de diplomáticos europeos y estadounidenses en Oriente Medio para convencer a israelíes y palestinos de que regresen a la mesa de negociaciones de paz antes de septiembre, mes en el que están todas las miradas puestas y se teme un nuevo estallido de violencia en la zona.
El ministro francés de Exteriores, Alain Juppé, propuso a principios de este mes que la próxima reunión de donantes de la ANP en París se convierta en una conferencia política para insuflar vida al diálogo de paz, pero la idea ha sido recibida con frialdad por el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu.
En este sentido, Lieberman calificó el pasado martes de "ingenuos" los esfuerzos europeos por sentar de nuevo a negociar a israelíes y palestinos.

Jerusalén
EFE
Ver comentarios