Enviar


Modelo de concesiones no logra convencer tras más de 12 años tratando de implementarse
Problemas y soluciones
Esquema mixto, como el utilizado en la construcción de pasos a desnivel, podría ser solución ante rezagoPaís pierde en competitividad, ante colapso de 30 años en infraestructura productiva

La imagen futurista y prometedora de un tren eléctrico de alta tecnología, con un entorno arborizado y situado quizás en alguna ciudad europea, adorna frescamente la sección de proyectos en la página Web del Consejo Nacional de Concesiones (CNC) costarricense.
Soñar no requiere grandes esfuerzos ni inversiones, como sí lo necesita la lista de obras de infraestructura que todavía están en una agobiante espera.
Precisamente el sueño de cumplir con esos proyectos y la búsqueda de esos recursos es lo que ha llevado al país a una discusión ideológica sin norte, y aún no se sabe cuál es el mejor modelo aplicado a nuestra realidad para poder desarrollar obras que urgen.
El rezago en materia vial durante los últimos 30 años es más que evidente. Se pasó de golpe de un modelo en que el Estado era el principal constructor, a uno donde ahora es fiscalizador, pero sin que tampoco este papel se ejecute de forma adecuada.
Con poco éxito, este modelo lleva cerca de 12 años tratando de implementarse y ni siquiera la reciente reforma a la Ley de Concesiones permitió dar un giro al problema.
El último ejemplo es la polémica inauguración de la carretera entre San José y Caldera, la cual nació bajo la sombra de múltiples críticas y de los constantes cierres, por presuntos fallos en su diseño.
Ante ello, LA REPUBLICA elaboró el presente análisis donde se presentan cuáles han sido los principales problemas que han aquejado al país y que han impedido su avance, así como cuatro aspectos que podrían ayudar a solucionar, o al menos allanar, el camino para que se reactive la construcción de obras públicas en el país.


Luis Valverde
[email protected]
Ver comentarios