Problemas con el swing
Enviar
Problemas con el swing
Son el dolor de cabeza de la mayoría de los golfistas

Dinia Vargas
[email protected]

La inconsistencia y la inseguridad en los tiros son las señales principales que debe tener en cuenta el golfista para notar si posee algunos problemas con su swing.
Sin lugar a dudas, el swing y todo lo que se refiere a este, siempre genera muchos dolores de cabeza en el jugador, especialmente si los resultados que está obteniendo no son positivos.
Las dificultades en el swing se detectan con facilidad, hasta en una misma ronda un golfista puede llegar a la conclusión de que debe cambiar o mejorar algún aspecto del swing.
“Se puede medir fácilmente por el resultado de la bola. Cuando se comienza a jugar una ronda y la bola sale para todo lado, menos para donde uno quiere, se debe seguir poniendo atención pues esto es una clara alerta de que algo anda mal”, comentó Jorge Piedrahita, profesional del campo de golf del Cariari Country Club.

En ese instante la obligación de la persona es prestar la debida atención a cada uno de los golpes que realiza, ya que como dijo Piedrahita podría tratarse de que algunos factores ambientales, por ejemplo el viento, están influyendo en la trayectoria de la bola, de no ser así entonces sí deben tomarse todas las medidas correspondientes.
Igualmente, el golfista al ver que la pelota está tomando una dirección inesperada, poco a poco esto comienza a influir en él y va perdiendo seguridad en sus tiros.
“La inseguridad llega como consecuencia de los malos tiros, es decir, rápidamente el golfista va perdiendo la confianza en el swing que estaba utilizando y comienza a jugar muy mal”, aseguró José Quesada, profesional del campo de golf La Iguana.
Cuando el jugador llega a darse cuenta de sus problemas con el swing, lo más recomendable o lo correcto es que siga jugando como venía haciéndolo y termine los hoyos que le faltan, que no intente hacer un cambio o ajuste apresurado en su swing durante ese transcurso, dijo Quesada.
Después, ya con tiempo “lo primero que se debe hacer es buscar un profesor de golf, para que le diga y analice cuál o cuáles son los errores que está cometiendo”, manifestó Piedrahita.
Actualmente, con los avances en la tecnología es muy fácil llegar a determinar qué se debe cambiar, por ejemplo un videoanálisis, el cual ayuda a identificar cuáles son las fortalezas, pero también dónde están las debilidades y los errores, es muy recomendable.
Especialmente porque aprender el swing no solo se trata de escuchar, sino que se necesita verlo y aún más sentirlo, que es lo que ofrece este tipo de ayuda, aun así hay que tener presente que este tipo de inconvenientes se solucionan sobre el driving range”, explicó José.
El secreto del swing está en la consistencia, en que cada golpe sea igual, una repetición del anterior, siendo esto lo que debe buscar el golfista, sin embargo es lo más difícil.
“Los cambios se dan porque la mayoría de los jugadores buscan un swing consistente; no obstante, se necesita tener mucha coordinación con el cuerpo y la mente, un movimiento mal realizado puede afectar demasiado en la dirección de la bola”, mencionó José.
Quesada también explicó que cuando un jugador amateur aprende a jugar golf sin profesor, ya sea al lado de un amigo o un familiar, está expuesto a muchos trucos, y se acostumbra a pegarle a la bola muchas veces mal aunque ellos piensan todo lo contrario.
“Cuando se aprende a jugar con una técnica mala o incorrecta, haciendo en muchas ocasiones el swing más difícil de lo que es, lo más normal es que a la persona le cueste bajar sus scores, porque siempre peca con sus mismas inconsistencias”, concluyó Quesada.



Ver comentarios