Enviar
En riesgo 27 mil hectáreas de cítricos
Privados se plantan frente a dragón amarillo
Ponen en efecto medidas inmediatas para evitar propagación de enfermedad
Al mal tiempo, buena cara. Así puede describirse la actitud que ha asumido el sector privado, para enfrentar la llegada de una seria amenaza para el cultivo y procesamiento de cítricos.
Ante lo que podría ser un mal que arrase las plantaciones de naranja y otros frutos parientes y que en Florida, Estados Unidos, provocó pérdidas hasta por $9 billones, solo en 2010 los productores hicieron rápidas valoraciones, y pusieron manos a la obra.
La empresa Hortifruti mantiene un estricto cerco para evitar la propagación de la bacteria, que amenaza con afectar un mercado que genera cerca de $65 millones anuales a nivel nacional.
La enfermedad conocida como dragón amarillo fue detectada inicialmente en cuatro árboles de la zona de Medio Queso, Los Chiles, al norte del país.
El padecimiento hace que los frutos caigan de los árboles, y afecta además el follaje de las plantas. La enfermedad es transmitida por un agente, que en este caso es un insecto de la familia de los pulgones, que ya estaba en el país.
“Hemos capacitado a nuestros productores en la prevención, monitoreo y detección temprana de la bacteria, así como en la desinfección de los camiones de traslado y de la fruta.
Los vehículos se lavan cuidadosamente con cloro diluido y los frutos se cubren con ceras naturales (de uso alimentario), que impiden el acceso de los vectores”, explicó Armando González, gerente general de Hortifruti.
Semanas antes de que se reconociera oficialmente la presencia de la enfermedad en el país, los productores ya habían planteado quejas formales por la falta de información sobre cómo enfrentarla.
Incluso se criticó el hermetismo con que actuaron las autoridades, antes de aceptar que ya había árboles infectados con la bacteria.
Costa Rica produce unos de 410 millones de kilogramos de jugo de naranja al año.
Aunque el ataque de la enfermedad ha sido fatal en otras latitudes, los empresarios confían en que la aplicación de las medidas y el apoyo que está dando el Estado, rendirán buenos frutos.
“El Servicio Fitosanitario de Estado está redactando un decreto que establece medidas de prevención de acatamiento obligatorio. Mientras tanto, los productores de Hortifruti han estado recibiendo capacitación para prevenir la enfermedad, hacer monitoreo y detectarla”, agregó González.
Desde el 9 de marzo se firmó de un decreto que autoriza la utilización de ¢300 millones, para controlar el dragón amarillo.
El decreto declaró cuarentena fitosanitaria en los cantones de Los Chiles, San Carlos, Guatuso, Upala y La Cruz, donde se encuentra la gran mayoría de la producción local de naranja.
A la fecha, aún se trabaja en una estrategia nacional que se coordinará con el sector privado para el control de la bacteria.

Ernesto Villalobos
[email protected]

Ver comentarios