Logo La República

Viernes, 16 de noviembre de 2018



NACIONALES


Principales rutas nacionales esperan soluciones

Rodrigo Díaz [email protected] | Sábado 20 septiembre, 2014

Algunas soluciones para los derrumbes en la Ruta 32 han sido poco efectivas; otras ni siquiera se han implementado.Archivo/La República


Paralización de contratos de mantenimiento agravó situación

Principales rutas nacionales esperan soluciones

Niveles de seguridad en rutas estratégicas son inaceptables

Los derrumbes en las principales rutas nacionales que conectan los puertos del Pacífico y el Atlántico con el Valle Central, afectan a miles de costarricenses y generan millones en pérdidas por atrasos a comerciantes.

Para empeorar el caso, muchas carreteras se mantienen prácticamente en abandono debido a la paralización de los contratos de mantenimiento.
Las soluciones definitivas para minimizar el problema de derrumbes existen, pero a pesar de que tienen más de una década de haberse ideado continúan sin ser implementadas.
Las lluvias de los últimos días dejaron de manifiesto que las entidades encargadas del mantenimiento de nuestras vías no han actuado oportunamente, pues siguen presentándose deslizamientos e inundaciones.
La llamada Ruta 32, que comunica la capital con la ciudad caribeña de Guápiles, presentó decenas de derrumbes esta semana, que dejaron atrapadas a más de 2 mil personas.
También se presentó una situación de emergencia en la Ruta 27, ocasionada por el desbordamiento de agua acumulada en propiedades aledañas a la vía, explicó Montserrat Courrau, vocera de Global Vía, concesionaria de dicha carretera.
Sin embargo, estas situaciones perfectamente pudieron prevenirse hace mucho.
“Se nos ha dicho que son problemas de la naturaleza que están fuera del poder de la ingeniería. Nosotros no podemos aceptar eso. La ingeniería costarricense tiene recursos suficientes para que la ruta ofrezca la calidad, el confort y la seguridad de una infraestructura que mueve alrededor de 50 mil vehículos por día”, aseguró Luis Guillermo Loría, vocero del Lanamme, en relación con la ruta 32.
Entre las soluciones planteadas están los túneles falsos, que consisten en pasos cubiertos  con el fin de proteger a los conductores de los derrumbes. Sin embargo, a esta altura se desconoce si serán implementados en el mediano plazo.
En cuanto a la Ruta 27, si bien se alega un problema ajeno, también evidencia que la solución tomada por los concesionarios para evitar el desborde del agua y la caída de material, no fue la mejor, explicó Loría.
De continuar las lluvias, otras carreteras pueden presentar problemas de deslizamientos, como en la ruta 1, cerca del cruce de Palmares, o en algunos tramos de la Interamericana Sur.
La emergencia se presenta justamente cuando las carreteras nacionales no reciben mantenimiento debido a que la Contraloría General de la República no aprobó la ampliación de 23 contratos de conservación vial.
Una propuesta para que el Conavi pueda hacer contrataciones directas y mantener el mantenimiento de las vías, no se daría antes de que finalice la próxima semana.

Rodrigo Díaz
[email protected]
@La_Republica