Enviar
Princesita de dos mundos

• Personajes de caricatura incursionan en la vida real, en una simpática comedia de los estudios Disney

Encantada
(Enchanted)
Dirección: Kevin Lima. Reparto: Amy Adams, Patrick Dempsey, James Marsden, Susan Sarandon. Duración: 1:47. Origen: EE.UU. 2007. Calificación: 6.

En la mágica tierra de Andalasia, la adorable Giselle está por casarse con el príncipe Edward. Sin embargo, la madre de este quiere impedir la unión y envía a Giselle al mundo real. Transformada en una mujer de carne y hueso, ella intenta sobrevivir en las calles de Nueva York. La ayuda un abogado divorciado, padre de una niña de seis años, quien le da posada en su apartamento.
Aunque está basada en un libreto original de Bill Kelly, la comedia “Encantada” se remonta a una amplia tradición de películas familiares. Esta colorida superproducción de los estudios Disney pretende elaborar una irónica reflexión acerca del glorioso pasado de la compañía, cuyos filmes han deleitado a muchas generaciones de espectadores.
La oportunidad la ofrece una premisa argumental sencilla y atractiva. No es particularmente novedosa: desde distintos ángulos, otras cintas como “El rapto de la princesa” (The Princess Bride, 1987) o “Mundo Cool” (Cool World, 1992) han tocado temas similares, con mayor agudeza e imaginación.
A los creadores de “Encantada” no les interesa explorar las posibilidades dialécticas de la trama, sino utilizar esta como pretexto para confeccionar un eficiente producto de entretenimiento masivo. Así, después de un comienzo bastante prometedor, el espíritu autoparódico se esfuma gradualmente, para dejar campo a un consabido pastiche de estereotipos deteriorados.
La operación no se hunde del todo en la mediocridad, sino que mantiene cierta dignidad como pasatiempo inocente. Ello se debe a varias razones: el brío y la agilidad que el director Kevin Lima otorga a la narración, especialmente en los interludios musicales, y la personalidad carismática de la protagonista.
Nominada al Oscar como mejor actriz secundaria por “Junebug” (2006), Amy Adams cuenta con una larga trayectoria en cine y televisión, pero hasta ahora se impone a la atención general. A los 33 años de edad ella es demasiado crecida para encarnar a una princesita adolescente. No obstante, con su frescura y espontaneidad, se gana fácilmente el corazón del público. Su alegre desempeño opaca a los demás actores, incluyendo a la veterana Susan Sarandon, quien no dispone de suficiente tiempo para sacar provecho de su rol de reina malvada.
La calidad de los dibujos animados en el prólogo es apenas regular y no se compara con los magníficos trabajos artesanales de antaño.
Por otra parte, el final lleno de efectos especiales parece pertenecer a otro filme. En el medio se ubica una simpática travesía infantil, que se deja disfrutar sin complicaciones.
Ver comentarios