Prince deja Citigroup con las manos casi vacías
Enviar
Prince deja Citigroup con las manos casi vacías

Graef Cristal
Bloomberg

Charles Prince se retira como máximo responsable de Citigroup Inc. después de ser derrotado por el mercado de las hipotecas “subprime” o de alto riesgo. A mi modo de ver, su renuncia podría caracterizarse mejor como un retiro forzoso.
No es el caso de su antecesor Sandy Weill. Este se desempeñó heroicamente como máximo ejecutivo, y su paga habría hecho ruborizarse al rey Creso.
Prince, no se desempeñó bien en absoluto. Y si hay aquí alguna buena noticia, es que tampoco está trasponiendo la puerta con gran cosa.
Prince se convirtió en principal responsable el 1 de octubre de 2003. Entre esa fecha y el desenlace del pasado 5 de noviembre, el rendimiento total de Citigroup fue un 2,5 por ciento negativo al año. Comparativamente, el índice Standard & Poor's 500 rindió 12% al año.
Para los lapsos de tres, dos y un año, todos terminados el 5 de noviembre, el rendimiento total anual fue respectivamente de 4,1% negativo, 7,4% negativo y 24% negativo. Las cifras correspondientes en el S&P 500 fueron avances de 11%, 13% y 12%.
En cuanto a su paga de salida, Prince no recibirá una indemnización en efectivo.
Ya se le concedió un plan de pensión, cuyo valor presente era de la cifra comparativamente pequeña de US$1,7 millones al 31 de diciembre de 2006.
En cuanto a las opciones concedidas anteriormente, la restricción para ejercerlas se eliminará, pero contará con solo dos años para hacerlo. A causa del terrible desempeño de la acción, solo una de tales opciones es lucrativa y, en tal caso, de únicamente US$866.000. Sin embargo, si su sucesor logra producir a lo largo de los dos próximos años la tasa de retorno esperada de cerca de 11 por ciento anual, las opciones de Prince podrían aportarle alrededor de US$2,8 millones.
También resulta favorecido con el otorgamiento de acciones. Al cierre del 5 de noviembre, estas tenían un valor de US$22,9 millones. No serán desembolsados de inmediato, sino cuando habrían sido pagados normalmente. Esas fechas de pago se extienden hasta diciembre de 2010.
El paquete de Prince es exiguo comparado con el de quien fue su colega, Stan O'Neal, el ex máximo responsable de Merrill Lynch & Co. O'Neal tampoco recibió una indemnización en efectivo cuando fue despedido el mes pasado. Pero el valor de lo que recibió por el traspaso de acciones y opciones sumó cerca de US$160 millones.

Ver comentarios