Logo La República

Jueves, 15 de noviembre de 2018



NACIONALES


Primera expedición de 250 cubanos saldrá la próxima semana

Grettel Prendas [email protected] | Jueves 31 diciembre, 2015

La medida de no otorgar más visas se mantiene porque el país no tiene la capacidad para recibir a más personas, dijo Manuel González, canciller de la República. Gerson Vargas/La República


Unos 250 cubanos serían los primeros en abandonar el país la próxima semana, como parte del plan piloto que implementarán los países de la región para acabar con la crisis de migrantes que inició el pasado 14 de noviembre.
Este grupo, cuya cantidad fue confirmada a este diario por un funcionario de la Cancillería de México, podría incluir a familias y a las personas con mayor tiempo de permanecer en el territorio, según confirmó Manuel González, ministro de Relaciones Exteriores.
Los migrantes serán trasladados vía aérea al aeropuerto de El Salvador para luego dirigirse en buses hacia la frontera Las Chinamas con Guatemala, un viaje que tardaría alrededor de cuatro horas.
La ruta continuará por el territorio de Guatemala hasta Tapachula, frontera con México, en un recorrido de 12 horas aproximadamente también vía terrestre, y de ahí continuarían por el país azteca en un viaje de por lo menos 40 horas, sin tomar en cuenta los descansos.
La odisea concluiría en alguno de los puestos fronterizos con Estados Unidos, por donde es permitido su ingreso gracias a la denominada Ley de Ajuste Cubano, conocida como “Pies secos, pies mojados”.
Los cubanos tendrán que asumir no solo el valor del tiquete aéreo sino el costo vía terrestre que podría ser de unos $50 por persona o menos, dado que se les aplicaría un precio especial.
A esto se le sumarían los $29 del impuesto de salida de Costa Rica, los $6 de paso por El Salvador, $3 de acceso a Guatemala y $25 de entrada a México; además de hospedaje y alimentación durante toda la jornada.
El conflicto comenzó el pasado 14 de noviembre cuando el Gobierno nicaragüense impidió el paso a los migrantes en su recorrido desde Ecuador hasta Estados Unidos. Desde entonces, el país realizó diversas gestiones diplomáticas con el fin de encontrar una solución.
El pasado lunes, después de llegar a varios acuerdos, los países centroamericanos acordaron este plan piloto que sería el primer paso para salir de la crisis. Sin embargo, la frontera con Panamá permanecerá cerrada a un nuevo flujo de cubanos que ya permanece ahí, esperando ingresar.
Entre el 14 de noviembre y el 19 de diciembre, el país otorgó un total de 7.802 visas a esta población; sin embargo, solo unas 4.886 personas permanecen en los 37 albergues instalados por la Comisión Nacional de Emergencias (CNE), según confirmó Carlos Alvarado, presidente ejecutivo del Instituto Mixto de Ayuda Social.
“Suponemos que algunos estarán con familias que los acogen o pagando su propia estadía en hoteles, otros abandonaron el país de forma irregular”, señaló Alvarado.
Hasta la fecha, la crisis generada por estos migrantes le ha costado al país unos ¢540 millones tomando en cuenta solo los gastos en alimentación, colchonetas y alquiler de letrinas, entre otras cosas, asumidos por la CNE.
Alvarado indicó que están recopilando la información para cuantificar el total de la inversión, que incluye a instituciones como la Caja Costarricense de Seguro Social, la Fuerza Pública, el Ministerio de Salud y el Ministerio de Educación.
Otro costo que no es posible cuantificar corresponde a las donaciones hechas por el pueblo costarricense, las iglesias y los voluntariados de universidades y otros grupos.