Primer satélite tico se alista para ser lanzado en 2018
“Además de contribuir al estudio del cambio climático el proyecto busca el desarrollo y ejecución de una misión en el país que sirva como base para otros proyectos como este”, dijo Luis Diego Monge, gerente de proyecto de ACAR y Tec. Esteban Monge/La República
Enviar

El proyecto Irazú, desarrollado por la Asociación Centroamericana de Aeronáutica y del Espacio (ACAE) y el Instituto Tecnológico de Costa Rica (Tec), permitirá poner en órbita el primer satélite costarricense para estudiar los efectos del cambio climático en el país.

Para cumplir el objetivo de la recolección de datos, el equipo colocará un instrumento de medición llamado dendrómetro ubicado en una parcela en la zona norte del país, con el fin de que estos instrumentos trabajen en retransmisión con la información que reciba el satélite.

“El objeto es generar una medición de datos dos veces al día y los mismos se relacionarán con cantidades de dióxido de carbono (CO2) secuestrado y con otras variables como temperatura, humedad, cantidad de luz, entre otras, que se medirán en la parcela”, explicó Luis Diego Monge, gerente de proyecto de ACAE y Tec.



Los datos obtenidos permitirán estudiar los efectos del cambio climático y desarrollar estrategias para alcanzar la meta de carbono neutralidad en 2021.

Por el momento el Proyecto Irazú se encuentra en la etapa de compra de los elementos con que se construirá el primer satélite de Centroamérica hecho en Costa Rica.

Posterior a este proceso, se estima que durante los primeros meses de 2017 inicie el ensamblaje del dispositivo, etapa que es considerada como una de las más complejas del proyecto porque consiste en integrar todos los componentes en un solo sistema funcional.

Una vez cumplida la integración, se enviará el satélite a Japón, donde un equipo de costarricenses lo introducirá en un cuarto vacío para realizarle estudios previos a su lanzamiento al espacio.

Este último proceso consiste en simular las condiciones extremas del lanzamiento y del entorno orbital, lo que tiene como fin comprobar su funcionamiento.

Si el satélite supera las pruebas se pondrá en órbita entre los últimos meses de 2017 y primeros de 2018. Se considera que esté en órbita durante seis meses para que trabaje como emisor de datos.

El equipo local del Proyecto Irazú trabajó en conjunto con profesionales de la NASA, Ad Astra Rocket Company, Universidad de TU Delft (Holanda), Kyutech (Japón) y la Universidad de Surrey de Reino Unido.

 


Made in Costa Rica


El satélite se convertirá en el primero de la región centroamericana, diseñado, construido y equipado por costarricenses.

1- Diseño preliminar
2- Ensamble
3- Pruebas del satélite
4- Certificación del vuelo espacial
5- Lanzamiento
6- Operaciones en órbita
7- Cierre del proyecto


Ver comentarios