Enviar

La presencia cercana a nuestra frontera con Panamá del dengue tipo 3 mueve a las autoridades a controlarla y debería originar una campaña de información y adquisición de hábitos en la población para evitar la picadura de zancudos

Prevenir antes que lamentar

La presencia de dengue de tipo 3 en Panamá, con casos en zonas cercanas a nuestra frontera, es una situación que debe movernos a una posición de alerta, aunque no de alarma, para desplegar acciones y campañas que al igual que se hacen para la gripe A protejan a la población.
Es importante notar que hay dos tipos de acciones: unas dirigidas a reforzar los controles en las zonas fronterizas y eliminar los criaderos, que ya se realizan por parte de la cartera de Salud, y otras que deben ser tomadas por la población en general para evitar ser picada por zancudos de cualquier tipo.
En el caso de la gripe A, se realizan campañas para incorporar a la población hábitos que eviten el contagio, como cubrirse la boca antes de toser o estornudar con pañuelos desechables o, en caso de no tenerlos a mano, utilizar el antebrazo para evitar que las manos contaminadas diseminen el virus por todas las superficies donde este pueda sobrevivir y produzca el contagio.
En el caso del dengue, pareciera que lo que debería adquirir la población son los hábitos necesarios para no ser picada por zancudos, además de todas las medidas de eliminación de criaderos en casas y comunidades.
En este sentido, hay una aparente desinformación en cuanto a cuáles son las formas de protegerse de las picaduras con menores efectos secundarios y mayor grado de seguridad. No toda la población conoce los diversos repelentes, placas antimosquitos y otros y si existen riesgos para la salud por su uso permanente y prolongado.
La información abundante y clara al respecto debería formar parte de una campaña contra el dengue, ya sea el clásico, el hemorrágico o el tipo 3, que acompañe a las acciones del Ministerio de Salud para erradicación de criaderos y eficientes controles en nuestras fronteras.
La época de fiestas de fin de año trae celebraciones y actividades en las que se producen aglomeraciones que pueden propiciar el contagio, en el caso de la gripe A y en cuanto a las picaduras de zancudos, las personas deberían protegerse y proteger a los niños en cualquier sitio o actividad en forma permanente.
Ver comentarios