Enviar

Las instituciones no son culpables, solo siguen los mandatos de sus jerarcas que no ejecutaron sus presupuestos para crear obras y proveer empleo

Presupuestos sin ejecutar y desempleo

Gente sin empleo y las instituciones estatales no ejecutan sus presupuestos. ¿Puede entenderse? Quienes traten de explicarlo se encontrarán ante la mirada incrédula de los que no tienen hoy con qué mantenerse ni mantener a su familia y ante la sombra de duda e incertidumbre de quienes trabajan pero ven con temor la amenaza del desempleo.
Acostumbrada como está la gente a ver el sector privado como el mayor empleador, reacciona con asombro y queda a veces anonadada ante la nueva situación de desempleo en el país.
Quien no puede sorprenderse y, por el contrario, debería estar actuando para ofrecer empleo y a la vez remediar rezagos infraestructurales es el gobierno mediante las instituciones estatales.
Si había problemas que pudieran impedirlo, se debieron solucionar desde que se vio venir la amenaza de la crisis mundial. Después de todo, eso es gobernar, no solo atender unos pocos programas “estrella” sino la totalidad de los problemas nacionales.
Sin embargo, otra sorpresa ha golpeado en la cara a los costarricenses. El presupuesto de la mayoría de las instituciones está subejecutado según ha informado la Contraloría General de la República.
Esto significa que el dinero asignado a esas entidades para invertir durante el año no se utiliza, se queda ahí y es muy posible que no se les permita conservarlo para el siguiente año.
¿Pueden encontrar esto normal o aceptable los costarricenses? ¿Puede alguien que aceptó en su momento ejercer un cargo público como máxima autoridad de una municipalidad, un ministerio u otra institución justificarse con excusas ante la situación archiconocida de que el desempleo golpearía a las familias de este país aunque fuera un poco más tarde que en otros? Las instituciones no son culpables, solo siguen los mandatos de sus jerarcas.
Si a esto le agregamos que es urgente levantar escuelas, arreglar y construir calles en las comunidades, mejorar sitios de uso público, proveer de aceras decentes a los barrios, iniciar procesos de reciclado, entre muchas otras necesidades… ¿cómo entender que los presupuestos no se utilicen? ¿Cómo justificar que cualquier obstáculo que hubiera para hacerlo no se haya resuelto a tiempo?
Difícilmente los costarricenses puedan comprender esto y menos en la medida en que avance la amenaza del desempleo como lo anunció una nota de este medio ayer.
Ver comentarios