Enviar
Sábado 28 Noviembre, 2009

Presupuestos con poca ejecución en sector público

El editorial de LA REPUBLICA del 29 de octubre señala la problemática de presupuestos públicos sin ejecutar y que hay personas sin empleo. Es de resaltar lo determinado en la Encuesta de Hogares de Propósitos Múltiples para 2009, elaborada por el Instituto de Estadísticas y Censos (INEC), en cuanto a que el desempleo en el país es de un 7,8% del total de la fuerza de trabajo. El año anterior el dato era de apenas un 4,9%, la tasa de desempleo abierto subió al 7,8% en 2009 y el porcentaje de hogares pobres aumentó del 17,7% en 2008 al 18,5% en 2009, informó el Instituto Nacional de Estadística y Censos.
Con 64 mil desempleados más en 2009 respecto al año anterior, la urgencia de mejorar la capacidad de ejecución en materia presupuestaria por parte de las entidades del sector público, fue señalada recientemente por la Contraloría General de la República, lo cual es un serio problema en el accionar institucional, porque repercute negativamente en la atención de las necesidades del pueblo en general. Por lo que es fundamental que se mejore la programación de actividades en las entidades del sector público y que el presupuesto realmente sea la expresión financiera del plan anual operativo o del plan operativo institucional.
Es fundamental que se utilicen en forma oportuna mecanismos de flexibilidad presupuestaria como los presupuestos extraordinarios y las modificaciones. Se realice desde enero la ejecución de gastos, una vez publicado el programa de adquisiciones, para que se elimine la mala práctica presupuestaria de dejar la ejecución de muchos gastos para el segundo semestre.
Se debe utilizar la flexibilidad que da la Ley de Contratación para iniciar procesos de contratación con cargo al presupuesto de 2010, en 2009. Se debe también mejorar la capacidad e infraestructuras de las proveedurías para que puedan tramitar todos los procesos de contratación y realizar y tramitar de forma más expedita.
Asimismo se tenga clara conciencia que el presupuesto no es un fin en sí mismo sino una herramienta de planificación, administración y un instrumento de política pública para lograr productos y servicios finales que tengan efecto e impacto para mejorar el nivel de vida de los costarricenses y propicien el bien común o el intereses general de la sociedad, según lo establece el principio de administración financiera considerado en el artículo 4 inciso b) de la Ley de Administración Financiera y Presupuestos Públicos.
Es fundamental utilizar herramientas como el presupuesto por programas, que no se ha aplicado en todo su potencial. No se debe perder de vista que las entidades públicas deben enfocarse a lograr la misión y cumplir con los fines para las que fueron creadas. Para lo anterior deben producir bienes y servicios que produzcan resultados en los usuarios de esos bienes y servicios y a la sociedad.
Se debe rendir cuentas por parte de los jerarcas y demás funcionarios sobre los resultados alcanzados por cada entidad en su accionar y en la solución de problemas, en aras de dar un adecuado cumplimiento al artículo 11 de la Constitución Política.

Bernal Monge Pacheco
Consultor externo