Logo La República

Sábado, 17 de noviembre de 2018



NACIONALES


Presión sobre Sala Tercera por caso Caja-Fischel

Natasha Cambronero [email protected] | Lunes 09 mayo, 2011



Magistrados se han tomado más tiempo del previsto deliberando apelación
Presión sobre Sala Tercera por caso Caja-Fischel
Fallo definitivo se conocería en el transcurso de esta semana

Los magistrados de la Sala Tercera se han tomado más tiempo del previsto deliberando la apelación a la sentencia condenatoria dictada a finales de 2009 por el caso Caja-Fischel.
El hecho de que Rafael Angel Calderón, ex presidente de la República, figure entre los nueve imputados y ese caso haya tenido tanto despliegue mediático le da un peso que genera más presión sobre los miembros de esta instancia.
Inicialmente, los cinco magistrados habían anunciado que se tomarían todo marzo para deliberar y dictar una resolución. Sin embargo, el calendario va por la segunda semana de mayo y aún es incierta la fecha en que darán a conocer su decisión.
La semana anterior Luis Alberto Víquez, José Manuel Arroyo, Carlos Chinchilla, Magda Pereira y Jesús Ramírez se sentaron a analizar el expediente y se esperaba que anunciaran el fallo el jueves pasado.
No obstante, finalizaron la jornada de trabajo sin una resolución y la Oficina de Prensa del Poder Judicial anunció que retomarán la etapa de deliberación hoy, mas no mencionó la fecha exacta en que se conocerá el fallo, aunque se cree que antes de que finalice esta semana se tendrá una decisión.
“Es innegable decir que no existe presión, los jueces no son ángeles; es un caso con un alto perfil y se sabe que resuélvase lo que se resuelva habrá una reacción de la opinión publica; ellos no son ajenos a esas consideraciones, pero estas no afectan su juicio”, explicó Ewald Acuña, penalista y ex juez.
La presión en la Sala Tercera, en torno a este caso, ocasionó que el año pasado Doris Arias, quien entonces era magistrada titular de esta instancia, dejara su cargo aduciendo que su criterio no sería objetivo e imparcial, pues conoció parte del expediente en etapas previas del proceso.
La polémica en torno a su salida, se debió a que presentó su renuncia ocho meses antes de que venciera su nombramiento y se jubilara. A ello se suma que en el momento de su partida no explicó por qué se iba y se limitó a decir que era por asuntos personales.
Después de esa etapa, lo único que queda es esperar la decisión final, la cual se tomará por mayoría simple, es decir, con el consenso de tres de los cinco magistrados. En este sentido, se puede fallar en cuatro vías.
Anular la sentencia y ordenar que se realice nuevamente el debate; confirmar la sentencia como está actualmente; mantener el fallo condenatorio, pero disminuyen las penas, o bien ordenar una absolutoria a los nueve imputados.
Tras conocerse el fallo de casación, su entrada en vigor sería inmediata, pues no existe otra instancia donde apelar a nivel nacional, lo único que se puede hacer es realizar aclaraciones al fallo, pero sin afectar su fondo.
A nivel internacional, los imputados pueden recurrir a la Corte Internacional de Derechos Humanos, mas acudir a este órgano no suspende la vigencia de la sentencia de la Sala Tercera.
Se intentó conocer la opinión de Luis Paulino Mora, presidente de la Corte Suprema de Justicia, pero al cierre de edición no respondió la consulta enviada a través de la oficina de prensa del Poder Judicial.

Natasha Cambronero
[email protected]