Presión contra Álvarez Desanti
Mientras lidera la campaña presidencial de Johnny Araya, el liberacionista Antonio Álvarez Desanti es cuestionado en Panamá por la compra de terrenos indígenas en 2009. Archivo/La República
Enviar

Oposición pide salida de jefe de campaña liberacionista

Presión contra Álvarez Desanti

Johnny Araya mantendrá apoyo a su hombre de confianza

Los cuestionamientos generados contra Antonio Álvarez Desanti, por el proceso que desembocó en la compra de terrenos indígenas en Panamá por parte del liberacionista, podrían teñir la campaña de Johnny Araya, candidato presidencial de ese partido.

201306192256380.n555.jpg
La investigación publicada en el diario panameño La Prensa, cuestiona la forma en que se vendieron 686 hectáreas de terreno indígena a la abogada Evisilda Martínez por un costo de $200 mil y luego fueron comprados por varios millones por el jefe de campaña de Araya.
La venta de estas tierras a la sociedad Desarrollo Ecoturístico Cañaveral, entre cuyos accionistas está Desanti, es negociada desde julio de 2009 y el artículo en cuestión informa de la “rapidez” con que esos territorios fueron adjudicados.
Ante ello Desanti afirmó que no puede responder por las acciones que se dieron antes de que él hiciera la compra.
Las propiedades se ubican en la zona costera del distrito Kusapín, en la comarca indígena Ngäbe Buglé, en la provincia de Chiriquí.
Es ahí donde Desanti espera iniciar un proyecto turístico hotelero, para lo que invertirá alrededor de $40 millones.
La polémica llega en un momento en que la campaña electoral comienza a calentar y Desanti se perfila como diputado para la próxima Asamblea Legislativa.
Pese a esto, sus contendientes creen que este hecho podría incidir negativamente en la campaña liberacionista.
“Si no lo separan, el actuar de Álvarez Desanti estaría reflejando los principios de don Johnny”, comentó Juan Carlos Mendoza, precandidato del PAC.
Por su parte, el jefe de campaña liberacionista se lava las manos y afirma que si se cometió algún error, fue en el trabajo de tres o cuatro jueces en Panamá.
“Aquí se trata de un escándalo político de carácter mediático, nuestras actuaciones empresariales han sido acordes a las leyes panameñas”.
Pese a estos cuestionamientos y la oposición de grupos ambientalistas, las obras de infraestructura están programadas para iniciar el primer trimestre de 2014.

201306192256380.n55.jpg

Luis Fernando Cascante
[email protected]

Ver comentarios