Enviar
País se comprometió a eliminar el secreto bancario para complacer lineamientos internacionales
Presión saca a Costa Rica de “paraísos fiscal”

• Iniciativa de ley para levantar el secreto bancario con fines tributarios podría topar con una limitante constitucional

Daniel Chacón
[email protected]

La presión de las últimas horas permitió que ayer se eliminara a Costa Rica de la lista de países no contribuyentes en materia fiscal.
La negociación para ello se centró en el compromiso adquirido por las autoridades gubernamentales de presentar este año un proyecto de ley que elimine el secreto bancario para fines tributarios.
En la actualidad, las autoridades tributarias pueden pedir el levantamiento del secreto bancario pero por intermedio de un juez. La segunda condición es que exista algún indicio de infracción, por más leve que fuera. Si alguna de las dos condiciones no se cumple, se rechaza la solicitud.
Pero la solución propuesta por el país de abrir el secreto bancario a las autoridades fiscales podría topar con problemas de constitucionalidad.
“Me parece inapropiado (que se abra el secreto bancario a las autoridades de Hacienda) eliminar la participación del juez al momento de solicitar esos datos. El proyecto tendría altos riesgos de inconstitucionalidad”, analizó Edwald Acuña, abogado constitucionalista.
El compromiso planteado por Costa Rica fue analizado durante la madrugada de ayer (hora local) por la Organización de Cooperación para el Desarrollo Económico (OCDE) tal y como adelantó ayer en exclusiva LA REPUBLICA.
La entidad confirmó que Costa Rica pasó de condición “no cooperante” a “cooperante con tareas pendientes”.
“Esto se ha venido acumulando a lo largo de los años. En buena hora sucedió, porque llamó la atención tanto de empresarios como autoridades”, indicó Guillermo Zúñiga, ministro de Hacienda.
En la actualidad, la autoridad tributaria tiene dos formas para obtener información: una es la directa, en la cual los contribuyentes llenan un formulario cada cierre de año fiscal, y el otro se llama por suministro, que es un cruce de información al comparar los datos de compras y ventas de las empresas y sujetos físicos.
Con la reforma del secreto bancario, Tributación Directa también podrá pedir a los bancos información de sus ahorrantes, para mejorar aún más ese cruce de información.
“Lo que a la OCDE no le gusta es que no se podía obtener información bancaria por suministro, es decir, datos periódicos y constantes para cruzar información”, analizó Adrián Torrealba, especialista fiscal de la firma de abogados Facio Cañas.
De forma paralela, el Gobierno pondrá mayor atención a la discusión de convenios de doble imposición con España y Alemania, que se encuentran en trámite en el Congreso. En la actualidad, solo rige un tratado de este tipo con Suiza y uno de intercambio de información con Estados Unidos.
“No veo la doble imposición como una pérdida de impuestos, estos convenios usualmente generan un flujo de inversión entre los países que lo firman, por lo que al final el monto recaudado termina siendo mayor. También se crea un ambiente de seguridad jurídica que protege a la empresa en caso de que los dos países quieran cobrar la totalidad del impuesto a la empresa”, analizó Torrealba.
Por su parte, los bancos están a la espera del alcance del proyecto, por cuanto los sistemas informáticos con los que se cuenta en la actualidad tienen filtros muy genéricos, y desconocen si será necesaria una plataforma que permita la generación selectiva de contribuyentes, según comentó Guillermo Quesada, presidente de la Cámara de Bancos.
Ver comentarios