Logo La República

Martes, 20 de agosto de 2019



NACIONALES


Presión obliga a reducir peaje a Ciudad Colón

Danny Canales [email protected] | Martes 09 junio, 2009



Molestia de los vecinos ante elevado cobro surte primeros resultados
Presión obliga a reducir peaje a Ciudad Colón
• Costo de transitar por la vía podría bajar a
¢80 por sentido

Danny Canales
[email protected]

La lucha de los vecinos de Ciudad Colón podría dar resultado. El Gobierno valora rebajar a la mitad la tarifa de peaje.
Para ello en los próximos ocho días enviará ante la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep) una propuesta de ajuste de los montos fijados para las casetas de peaje de la nueva carretera a Caldera, a fin de distribuirlos de una manera más proporcional.
Además se analizará la posibilidad de cobrar una tarifa más sencilla en el peaje de Santa Ana de modo que los cobradores no pierdan tanto tiempo en la entrega del vuelto.
El anuncio lo hizo ayer Karla González, ministra de Obras Públicas, en respuesta a los reclamos de los vecinos de Ciudad Colón y las presas que se registraron en el peaje a Santa Ana en el primer día de cobro.
La intención es fijar un cobro de ¢80 por sentido en el peaje de Ciudad Colón y no los ¢160 que autorizó cobrar la Aresep desde noviembre de 2000, dijo la Ministra.
La rebaja de la tarifa en el peaje ubicado a la entrada a Brasil de Mora, responde a que el Gobierno reconoció que los vecinos de esa zona “están acostumbrados a vivir sin peaje”, explicó la funcionaria.
Los recursos que dejaría de percibir la empresa concesionaria en ese punto lo recuperará con el aumento que se haría en la tarifa de peaje del nuevo tramo de la carretera a Caldera, entre Ciudad Colón y Orotina.
Lo que persigue es hacer un reajuste proporcional, explicó González, de manera que los usuarios del nuevo tramo que es el más caro, sean los que paguen más.
Sobre el cambio del monto que se cobra en el peaje de Santa Ana lo que se busca es aplicar una tarifa ya sea en múltiplos de ¢50 o de ¢100 de modo que no haya que estar dando tanto vuelto.
Actualmente se cobran ¢310, situación que les demanda algunos segundos a los cobradores para dar el vuelto sobre todo por el pequeño tamaño de las monedas. En cambio, si se fijara una tarifa de ¢300, sería más sencillo.
Debido a la lentitud en el cobro, el domingo, que fue el primer día que se empezó a cobrar el peaje se registraron filas de hasta 200 metros. Para pagar, los conductores tardaban 15 minutos y hasta más a algunas horas, según corroboró un equipo de LA REPUBLICA.
“En la fijación de las tarifas la Aresep atendió razones técnicas y ahora lo que necesitamos es que se atiendan razones de lógica”, expuso la Ministra.
Para ajustar las tarifas el Gobierno debe verificar que no se le provoque un desajuste financiero a la empresa. Luego deberá enviar el nuevo pliego de tarifas a la Aresep para su ratificación.
La oferta de peaje que hizo la concesionaria por todo el recorrido fue de $2,7; ese monto se distribuyó en los cinco puestos de peaje que se habilitarían. Sin embargo, al ajustar la inflación externa y la devaluación del colón el monto actual es de $3,3.
La ruta a Caldera es la primera que se gestiona mediante concesión. Es decir que la empresa a la que se le adjudique la obra deberá financiar, construir y operar la carretera por un plazo determinados —en este caso de 25 años— durante el cual cobrará peaje para recuperar la inversión y obtener las utilidades previstas.