Enviar
Presidente mexicano promociona turismo

El presidente de México, Felipe Calderón, se convierte en guía turístico en un programa de televisión estadounidense en el que bucea en cuevas, pasea en globo, escala pirámides, hace "rappel" en un foso vertical de 376 metros y navega en botes a remo por ríos de las selvas mexicanas.
El mandatario aparecerá en el programa "The Royal Tour", que se estrenará el próximo 22 de septiembre en el canal Vme de la cadena CBS, según comprobó el viernes Efe en un adelanto de esa emisión que ya circula en Internet.
Peter Greenberg, presentador de ese programa, parte con Calderón en una aventura que los lleva por varios estados del país, y en las escenas se puede ver al gobernante mexicano disfrutar de actividades extremas en ropa deportiva, y también con un talante más serio discutir sobre crimen organizado y narcotráfico.
En el municipio de Aquismón, en el estado de San Luis Potosí, Calderón y Greenberg descienden amarrados con cuerdas en el llamado "Sótano de las golondrinas", un impresionante hoyo vertical con un diámetro de alrededor de 60 metros y que se hunde a una profundidad de 376 metros.
"Peter no te preocupes que esto es totalmente seguro", indica Calderón protegido con un casco y un arnés, para después agregar durante el descenso que no siente miedo porque tiene que desempeñar "otras labores que son más difíciles y peligrosas" como presidente de México.
En otro vídeo Calderón lleva al periodista a una selva en el estado de Chiapas, en el sureste del país, para aprender sobre los ancestros de los indígenas lacandones, y en un bote con varios indígenas vestidos tradicionalmente el jefe de Estado empuña el remo e impulsa la embarcación.
Como parte de las imágenes promocionales del programa, que será dividido en varias emisiones, aparece Calderón parado solo en la cima de la imponente pirámide del Sol en la zona arqueológica de Teotihuacán, mientras lo filman desde un helicóptero que vuela a su alrededor.
Asimismo, el gobernante mexicano lleva a su huésped a la ciudad arqueológica de Chichen Itzá, en el estado de Yucatán, donde juntos escalan 91 peldaños zigzagueando por las escaleras, para imitar "el movimiento de una culebra", destaca Calderón.
Otra parada del viaje consisten en lanzarse por una "tirolesa" (polea) de más de cien metros de longitud en el estado de Jalisco, que discurre sobre un río y una selva.
"Para apaciguar al señor de la lluvia, los sacerdotes indígenas sacrificaban humanos y lanzaban oro y jade en sumideros sagrados, conocidos como cenotes, que se creía eran la residencia del señor de la muerte", explica el mandatario antes de bucear en una cueva subterránea.
El periplo presidencial también hace escala en lugares menos turísticos, como la vivienda en la que creció Calderón, y en la que Greenberg conoce a varios de sus familiares, e incluso en el colegio al que asistió el gobernante de niño.
Ya con traje y corbata, y un semblante más serio, Calderón habla en su oficina sobre crimen organizado y narcotráfico, y defiende que "el problema de la violencia está más relacionado con la batalla entre una banda y otra".
La violencia "está relacionada con el narcotráfico, no con el turismo", puntualiza.

México
EFE
Ver comentarios