Logo La República

Miércoles, 14 de noviembre de 2018



GLOBAL


Presidente del Partido Demócrata ansioso por unidad

| Martes 29 abril, 2008



Presidente del Partido Demócrata ansioso por unidad

Dean afirmó que alguno de los dos precandidatos a la Casa Blanca deberá retirarse de la contienda


Washington
EFE

El presidente del Partido Demócrata, Howard Dean, afirmó ayer que o Hillary Clinton o Barack Obama tendrán que retirarse de la contienda tras el final del proceso de primarias en junio para unificar así al partido de cara a las presidenciales de noviembre próximo.
Los dos aspirantes demócratas a la Casa Blanca llevan meses enzarzados en una dura batalla, sin que ninguno de ellos haya conseguido los 2.024 delegados necesarios para lograr la candidatura presidencial de su partido.
A estas alturas está claro ya que ninguno de los dos conseguirá la cifra mágica, por lo que será necesaria la intermediación de los 800 "superdelegados", altos funcionarios del partido y otros cargos que tienen poder de voto en la convención del partido en agosto.
Obama cuenta con 1.727 delegados y Clinton con 1.592. Dado el sistema de reparto proporcional es casi seguro que el senador afroamericano mantendrá la ventaja al final de las primarias.
Aun así, la senadora demócrata por Nueva York busca reducir la diferencia al mínimo y argumentar ante los "superdelegados" que ella es la aspirante con más posibilidades de ganar en un cara a cara con el candidato presidencial republicano John McCain.
Los "superdelegados" que todavía no se han pronunciado podrían esperar hasta agosto para emitir su veredicto, pero Dean quiere evitar a toda costa ese escenario, al considerar que disminuiría las posibilidades de que los demócratas ganen el 4 de noviembre.
"No podemos tener una convención dividida. De hacerlo va a resultar muy difícil curar al partido después de eso", afirmó Dean en una entrevista con la cadena de televisión ABC.
"Tenemos nueve primarias más (...) 500 de los 800 'superdelegados' ya han dicho de quién están a favor. Los otros 300 restantes lo harán para finales de junio y sabremos quién es nuestro candidato y eso es lo que necesitamos hacer", añadió Dean.
Mientras tanto Los aspirantes a la Casa Blanca discrepan sobre la conveniencia de suspender por tres meses el impuesto sobre los carburantes como medida para atenuar los efectos del alza de crudo, que ronda los $120 el barril.
En un intento por afrontar la crisis económica que afecta a las familias estadounidenses, el republicano John McCain y la demócrata Hillary Clinton son partidarios de suspender el impuesto sobre la gasolina durante la época de mayor consumo del año.
En tanto, Barack Obama, senador por Illinois, quien compite con Clinton por la candidatura presidencial demócrata, duda de la eficacia de esta medida.
Ninguno de los tres aspirantes habla de restringir el consumo, como medida para reducir la demanda y evitar que, en buena lógica, los precios sigan subiendo.
El candidato republicano fue el primero que, a mediados de abril, propuso que se suspenda el impuesto de 18,4 centavos por galón (4,86 centavos por litro) que cobra el Gobierno federal sobre el carburante.
Con el agregado de impuestos estatales, el gravamen asciende a 47 centavos por galón (12,43 centavos por litro) en promedio en el país, aunque varía según los estados.
Estados Unidos tiene el impuesto sobre las gasolinas más bajo entre los países industriales y cuenta, asimismo, con el consumo más alto de gasolina per cápita en el mundo entero.
Los vehículos automotores en Estados Unidos consumen uno de cada cinco barriles de petróleo crudo extraído en el planeta cada día y el país quema una cuarta parte de la demanda global de crudo.
Desde que el presidente George W. Bush llegó a la Casa Blanca, el gasto anual promedio de las familias en energía -que incluye gasolinas, electricidad y combustibles para calefacción- ha subido $2 mil.