Enviar
Desempeño es considerado como “sólido
Presidente del BID destaca economía
• Dado el contexto actual de la crisis, es importante que el Congreso apresure las medidas claves y créditos

Wilmer Murillo
[email protected]

Costa Rica en los últimos años ha tenido un desempeño económico sólido y su crecimiento ha sido de los más altos de la región.
De esta forma se refirió Luis Alberto Moreno, presidente del BID en exclusiva a LA REPUBLICA, antes de su llegada al país en visita oficial.
“Costa Rica es un país pequeño y comercialmente muy abierto, lo que hace que sus vulnerabilidades se amplifiquen en un contexto de crisis internacional. No obstante, ha reaccionado de manera rápida y preventiva, adoptando medidas para minimizar el impacto de la crisis. Pero garantizar una rápida recuperación, requiere continuar invirtiendo en infraestructura, incentivar la inversión del sector privado y mantener niveles adecuados de liquidez en el sistema bancario”, señaló.

¿Cómo están las relaciones entre Costa Rica y el BID?
El BID ha mantenido siempre unas excelentes relaciones con Costa Rica y hoy seguimos trabajando muy de cerca con el gobierno y los empresarios costarricenses. Estamos en permanente diálogo, no solamente con las autoridades, sino también con los académicos y el sector privado. En cuanto a operaciones, actualmente el nivel de préstamos que el BID tiene con Costa Rica es superior al de años anteriores.
Esto responde fundamentalmente a las grandes necesidades de inversión en infraestructura física que tiene el país y a los requerimientos asociados a la crisis financiera internacional. Adicionalmente, el que el país haya mantenido en los últimos años una buena disciplina fiscal y una política que le ha permitido reducir la deuda pública, particularmente la deuda pública externa, abre nuevas oportunidades de financiamiento.

¿Qué espera el BID de los créditos que tramita en estos momentos?
Estamos actualmente a la espera de que el Congreso ratifique tres proyectos. El primero es para inversiones en infraestructura de transporte que busca mejorar la competitividad del país y al mismo tiempo, en caso de obtenerse una rápida ratificación legislativa, reducir el impacto de la actual crisis internacional.
El segundo es una línea de crédito que le permite al Banco Central otorgar créditos a bancos comerciales para que estos a su vez tengan liquidez y puedan financiar actividades productivas. Esta operación, la cual fue aprobada rápidamente por el directorio ejecutivo del BID, dada la severidad de la crisis financiera global y su impacto sobre el país, fue la primera dentro de una línea de emergencia de liquidez que el banco puso a disposición de los países de América Latina y el Caribe para enfrentar la crisis.
Por último, tenemos una operación de turismo sostenible que busca fortalecer la posición del sector ecoturístico y los servicios dentro y alrededor de áreas protegidas. Esta operación permitirá no solo fortalecer las actividades de conservación, sino también mejorar las oportunidades económicas para comunidades vecinas atrayendo mayor turismo.

¿Qué piensa el BID del endeudamiento externo de Costa Rica y hacia dónde debe dirigir esos recursos?
Costa Rica ha tenido una buena disciplina fiscal en los últimos años así como un buen manejo de la deuda externa. Hay por tanto espacio para aumentar el endeudamiento público, incluyendo al externo, hasta niveles todavía sostenibles. Es importante subrayar que este margen permite a Costa Rica contar con la política fiscal como herramienta contracíclica que minimice el impacto de esta crisis externa.
Actualmente el país tiene aprobados por el BID cerca de $1.000 millones para enfrentar la crisis. A estos se suman fondos solicitados al Banco Mundial y al Fondo Monetario Internacional (FMI). Estos préstamos demuestran que el país ha respondido con celeridad y visión para mitigar los efectos negativos de la crisis.

Desde la óptica del BID, ¿qué está haciendo bien Costa Rica para estimular la producción y el desarrollo y qué está haciendo mal?
Como consecuencia de la crisis, las proyecciones para 2009 prevén una contracción del producto interno bruto. Las medidas propuestas en el Plan Escudo, tanto sociales como económicas, están avanzando en su implementación y ayudando a estimular la producción y el desarrollo. Además el país promueve inversiones importantes en infraestructura en distintos ámbitos que van a ayudar a mejorar su competitividad y en consecuencia el bienestar de la población.

¿Qué piensa como presidente del BID, del papel de la banca en el desarrollo de Costa Rica?
Costa Rica tiene la suerte de contar con bancos sólidos con buenos niveles de cartera y reducida morosidad. Sin embargo, estos han enfrentando restricciones patrimoniales precisamente en momentos en que la banca privada tuvo que restringir su oferta de liquidez debido a la crisis global. Fue entonces muy oportuna la capitalización que hizo el Gobierno de estos bancos para permitir que puedan continuar con sus acciones de desarrollo en un momento en que el país enfrenta el impacto de esta crisis.

Igual que el FMI, ¿ve el BID con buenos ojos el sistema de tipo de cambio y la transición hacia la “targeting inflation”?
Costa Rica ha tenido por muchos años un régimen cambiario que no necesariamente ayudaba a disminuir los niveles de inflación. El proceso de transición iniciado va en el camino adecuado y debe adaptarse a las circunstancias particulares que enfrenta el sistema financiero internacional.

¿Qué papel cree que debe jugar en el desarrollo la Inversión Extranjera Directa?
Para Costa Rica, la IED ha sido en los últimos años un importante catalizador de crecimiento, además de ser una fuente de financiamiento del déficit de cuenta corriente. Más aún, la IED supone un enorme activo para el país al aportar conocimiento y tecnología, nuevos puestos de trabajo y mejoras en la productividad. El ejemplo de Intel, una empresa bandera en la innovación y tecnología, que decide apostar por Costa Rica, es un ejemplo perfecto del compromiso de Costa Rica por atraer inversiones de calidad, y también de cómo esta tiene un impacto enormemente positivo en el país.

¿Qué papel deben jugar en nuestro desarrollo las remesas extranjeras?
Si bien las remesas juegan un papel fundamental en casi todas las economías centroamericanas, en Costa Rica no son una fuente de financiamiento tan importante, representando en 2008 el 1,4% de PIB.
Por lo tanto en la coyuntura actual, la caída del flujo de remesas no tiende a estar entre las principales razones de preocupación ni a jugar un papel crucial en el desarrollo de Costa Rica. De manera indirecta, se van a ver afectados por la crisis los flujos de remesas que salen de Costa Rica, por ejemplo hacia Nicaragua.

Ver comentarios