Logo La República

Miércoles, 21 de noviembre de 2018



GLOBAL


Presencia en Nicaragua es una cruz para Unión Fenosa

| Jueves 24 abril, 2008



Presencia en Nicaragua es una cruz para Unión Fenosa


Madrid
EFE

Pedro López Jiménez, presidente de Unión Fenosa, afirmó ayer que la presencia de su compañía en Nicaragua es “una cruz que llevamos con muy buen ánimo” y lamentó que todavía no se haya firmado el acuerdo con el Gobierno de Managua para que éste tome una participación de sus distribuidoras eléctricas en el país.
En una rueda de prensa tras la Junta de Accionistas de la compañía, López Jiménez fue preguntado por ese acuerdo, por el cual el Ejecutivo nicaragüense tiene previsto adquirir el 16% de las distribuidoras Disnorte y Dissur.
El empresario
describió como su faceta “más ONG” su labor en Nicaragua, donde ha invertido unos doscientos millones de dólares en los últimos seis o siete años.
Mostró su disposición a firmar cuanto antes el acuerdo con el Gobierno de Nicaragua y explicó que las dos partes han negociado un documento en el que se recoge la operación.
“Si estamos de acuerdo en el texto, ¿por qué no firmamos?”, se preguntó López Jiménez.
El directivo agradeció la labor de mediación del Gobierno en todo el proceso, en especial la del ex director de la oficina económica del Gobierno, David Taguas, y confió en que el Ejecutivo mantendrá su respaldo a la eléctrica española.
El presidente de Unión Fenosa constató las “frecuentes salidas de tono” de la parte nicaragüense por los distintos problemas que ha tenido que afrontar en el país, como los cortes de suministro de electricidad, que la eléctrica achaca a problemas de generación.
Daniel Ortega, presidente de Nicaragua, aseguró la semana pasada que el acuerdo no había sido culminado porque su país no podía tener un representante en la directiva de la filial de Unión Fenosa.
La presencia de ese representante “permitiría ver realmente qué es lo que está pasando, cuánto está ganando y en qué está cumpliendo” la eléctrica española.
Ortega advirtió entonces que si el objetivo del Estado nicaragüense no se alcanza, se buscará crear una nueva empresa, y si Unión Fenosa no quiere continuar en Nicaragua “que se vayan pero sin pelear, como resultado de un entendimiento”.
“Mientras podamos trabajar en sociedad, está bien, si ellos aceptan entregar el 16% de las acciones y un directivo de Nicaragua, y si eso camina bien y no le ocultan información al directivo y hay armonía, pues avanzamos”, dijo el presidente.