Enviar
Sábado 28 Septiembre, 2013

Es urgente una negociación entre el Gobierno y empresarios, para que los buses no entren al centro de San José, con el propósito de buscar soluciones viables


Presas, un caos vial

Nuestro país tiene un enorme reto que deberá resolver en los próximos años, en relación con las presas que a diario soportan los ciudadanos, principalmente en el Área Metropolitana.
Es común escuchar conversaciones relacionadas con este tema y la poca solución que se vislumbra a corto plazo. Alrededor de 1.200.000 vehículos transitan por nuestras estrechas carreteras.
En 2012, se importaron unos 50 mil vehículos y para este año se proyecta unos 42 mil. La flota vehicular aumenta anualmente un 8% y salen de circulación un 4%. La factura petrolera en 2012 alcanzó el monto de $2.578 millones, cantidad que continuará en aumento.
Este caos vial afecta directamente el medio ambiente, el calentamiento global, fallas en los vehículos, llegadas tardías a los trabajos, a centros de estudio y a citas médicas, pérdidas de negocios, accidentes, robos, imprudencia, violencia con saldos trágicos, entre otros.
El avance en infraestructura que se ha dado en las últimas décadas, no ha sido el más óptimo y la poca planificación e inversión en nuevas carreteras y puentes, la ampliación, la señalización y el limitado mantenimiento de las existentes, nos están pasando la factura.
Cuando se da un accidente que involucra personas fallecidas, se produce todo un caos ya que la atención a la situación dura muchas horas y provoca embotellamiento en gran parte del área metropolitana y son pocas las opciones de rutas alternas, que ofrece nuestra ciudad.
Nuestro país cuenta con un gran potencial turístico que hemos venido aprovechando. Sin embargo, en la autopista General Cañas, importante vía que comunica San José con el Aeropuerto Juan Santamaría, por donde transitan unos 90 mil vehículos por día, son normales las presas, sobre todo en “horas pico”. Situación que afecta los turistas que ingresan o abandonan el país, los cuales sufren atrasos y a veces pérdidas de sus vuelos, esto perjudica nuestra imagen notablemente.
Es urgente una negociación entre el Gobierno y empresarios, para que los buses no entren al centro de San José, con el propósito de buscar soluciones viables. Para lo cual deberá construirse aparcaderos en los cuatro puntos cardinales. Dos de ellos cerca de las estaciones de INCOFER (el Atlántico y el Pacífico), para los usuarios del tren. Para los demás, mayor utilización de las rutas periféricas y las líneas intersectoriales que parece, ya pronto entrarán en operación.
Se debe continuar con los estudios para la instalación del tranvía como una buena alternativa y la modernización de un tren urbano, moderno, eléctrico y veloz, entre San José - Heredia y Alajuela y San José - Cartago. Se deben implementar drásticas medidas de seguridad y prevención en todo el trayecto y los cruces de vía, para disminuir los accidentes y las presas. El sistema ferroviario debe operar en forma continua de 6 a.m. a 10 p.m.

José Francisco Bolaños Arquín

[email protected]