Enviar
El temor al desempleo subió un peldaño en el escalafón de inquietudes ciudadanas
Preocupaciones económicas agobian a costarricenses

• Casi cuatro de cada cinco entrevistados dicen estar gastando más en los artículos de necesidad básica
• Gobierno espera que el Plan Escudo sirva para combatir los efectos locales de la crisis internacional

Eduardo Baldares
[email protected]

Al preguntárseles a los costarricenses cuál es la preocupación principal que los agobia a ellos y a sus familias, la respuesta surge en signo de colones.
El costo de la vida es la jaqueca de los hogares en el país, donde se menciona que los ingresos actuales no alcanzan para cubrir las necesidades en el hogar.
Por si fuera poco, el temor al desempleo —otro factor relacionado con lo económico— también creció.
La incertidumbre ante la posibilidad de que la cabeza de familia ruede en el trabajo repuntó en la última encuesta de CID-Gallup para LA REPUBLICA, saltando del quinto al cuarto lugar en la lista de preocupaciones, desplazando a la educación de baja calidad.
En segunda posición se mantienen el crimen y la violencia, y en tercera el escepticismo ante el futuro de los niños.
Tales inquietudes se manifiestan fundamentalmente en las moradas de nivel socioeconómico bajo, así como en las que han visto desmejorar las finanzas domésticas en el transcurso del último año.
Finalmente, en los últimos cuatro meses casi cuatro de cada cinco entrevistados dicen estar gastando más en los artículos de necesidad básica. A pesar de ser bastante elevada, esta proporción es menor a la observada durante los estudios de julio y octubre pasados.
Así las cosas, el Gobierno presentó un Plan Escudo que busca combatir los efectos locales de la crisis internacional y evitar un fuerte aumento en el desempleo y la pobreza.
Entre las medidas, este mes se aumentará en un 15% el monto de la pensión más baja del régimen no contributivo, y se fortalecerán los comedores estatales en las zonas más pobres del país, anunció Oscar Arias, presidente de la República.
En cuanto al ámbito laboral, el Poder Ejecutivo impulsará un proyecto de ley que busca crear acuerdos entre empresarios y trabajadores para que en tiempos de crisis se reduzcan las jornadas laborales, pero sin despedir a ningún empleado y sin bajar el valor de la hora trabajador, y en lo financiero, Arias señaló que ya se ha llevado a cabo la capitalización de tres bancos estatales con un total de $117,5 millones, y anunció que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) aprobó un crédito por $500 millones para que el Banco Central fortalezca la banca nacional.
“Se trata de un primer paso en la dirección correcta, pero desgraciadamente insuficiente para hacer frente a la envergadura de la crisis que nos afecta, especialmente en lo que a los sectores productivos concierne”, afirmó Juan María González, presidente de la Cámara de Industrias de Costa Rica (CICR).
Sin embargo, junto con los miedos convive la esperanza, que es lo último que se pierde. En este sentido llama la atención que el pesimismo que se venía manifestando estudio tras estudio de CID-Gallup disminuyó de manera significativa, aun antes de la presentación del Plan Escudo, dado a conocer el 29 de enero.
Tras la encuesta del 16 al 22 de enero, un 45% de los entrevistados manifestó que el país avanza por el camino correcto, siendo la tendencia predominante entre quienes opinaron así las personas que viven en hogares cuyas finanzas están igual o mejor que el año pasado. En contraparte, un 39% opinó que el rumbo es equivocado.
A la pregunta ¿cómo está la situación económica familiar en comparación con el año pasado?, se presenta un cambio importante con respecto a la medición de octubre pasado. Ahora la respuesta “igual” es la predominante, brincando de un 36% a un 44%.
Mientras tanto la proporción que respondió que está peor económicamente que 12 meses atrás bajó de un 49% a un 37%.
En cuanto a las previsiones sobre el futuro, también se presentan cambios. Hace tres meses una clara mayoría que representaba casi la mitad de la población consideraba que la situación económica doméstica desmejoraría.
Hoy es diferente, pues la proporción de optimistas igualó la de vaticinios negativos, ambas con un 33%. Valga señalar que en este último apartado estadístico se presenta un triple empate, puesto que también hay que contar a quienes vislumbran que dentro de 12 meses estarán igual que ahora.

Ver comentarios