Precios ponen fin a bonanza de alquileres
Algunas empresas inmobiliarias han preferido comprar las casas unifamiliares para darlas en alquiler. ARCHIVO/LA REPÚBLICA
Enviar

Precios ponen fin a bonanza de alquileres

Los alquileres correspondientes a casas unifamiliares están subiendo con más lentitud que los precios de las propiedades conforme firmas como Blackstone Group LP inundan el mercado con casas en alquiler, lo cual representa riesgos para los inversores que apuestan miles de millones al mercado en expansión.
En Phoenix, los pagos mensuales por propiedades subieron 1,3% en febrero respecto del mismo período el año anterior, en comparación con un aumento del 25% en los precios de venta, según Trulia Inc., que opera un servicio con listados de ventas online.


En Atlanta, los precios de venta treparon 14% en tanto los alquileres de viviendas unifamiliares aumentaron 0,5%, y en Las Vegas los alquileres cayeron 1,7% pese a que los precios de venta subieron 18%.
Si bien las firmas de capitales privados están contribuyendo a que los valores inmobiliarios se recuperen de la peor regresión desde los años 1930 reduciendo la oferta de ejecuciones hipotecarias en venta, también están atiborrando el mercado con propiedades en alquiler.
Los alquileres de departamentos estadounidenses subieron 3,95 en febrero respecto del mismo período el año anterior, más del cuádruple que el aumento de 0,9% de las viviendas unifamiliares, dijo Trulia.
“Los inversores están comprando casas, en parte, para darlas en alquiler, y eso ha incrementado mucho la oferta de alquileres, y está impidiendo que éstos suban”, dijo en una entrevista telefónica Jed Kolko, economista principal de Trulia en San Francisco. “Esto significa que algunos inversores comenzarán a pensar en vender esas propiedades unifamiliares para alquilar”.
Blackstone, que tiene sede en Nueva York y es la firma de capitales privados más grande del mundo, gastó más de $3.500 millones en la compra de 20 mil propiedades unifamiliares para alquilar, en tanto Colony Capital LLC de Tom Barrack, con sede en Santa Mónica, California, recaudó $2.200 millones.
Se precipitaron a comprar casas cuando los precios cayeron un tercio desde su pico máximo de 2006 ya que eran más las familias que optaban por alquilar ya sea porque no podían acceder a una hipoteca o decidían no tomarla.
“Los precios aumentaron desde una base muy baja, y ahora se está volviendo todo más competitivo, pero todavía encontramos oportunidades para comprar”, dijo en una entrevista telefónica desde Nueva York Devin Peterson, socio inmobiliario de Blackstone que está a cargo de la iniciativa de la empresa en el área de vivienda. “Reconocimos que los precios se movían más rápido de lo que se esperaba. Preferimos tener algunas semanas de retraso en la conclusión de un proceso de alquiler antes que dejar pasar algunos puntos en la apreciación de los precios".

Bloomberg


Ver comentarios