Enviar
Aunque el dólar se mantuvo estable y luego el petróleo se precipitó a la baja, el índice de precios al consumidor nunca cesó de crecer durante el año

Precios suben sin tregua pese a bajas internacionales

• Mecanismos para regular precios son cuestionados por presunta lentitud y falta de eficacia
• Efecto de abaratamiento global de combustibles llegará tarde en el país, donde el aumento de tasas de interés busca desestimular consumo

Eduardo Baldares
[email protected]

En Costa Rica no todo lo que sube baja. Por lo menos no los precios al consumidor.
Al parecer no importa que el dólar tenga una tendencia a la baja o se mantenga estable, ni tampoco que el petróleo se precipite junto con los granos básicos en el mercado internacional.
En este país cada vez se paga más por los bienes y servicios. Y se acabó. Entonces una duda se yergue sobre las víctimas de la inflación.
¿Por qué si el encarecimiento del crudo y la devaluación del colón suelen usarse para justificar las alzas, cuando las circunstancias se revierten igual los precios internos suben, suben y vuelven a subir?
Los números no mienten. Al comparar las curvas de evolución porcentual de estos tres indicadores en este año, se ve que la del índice de precios al consumidor es la única que ha mantenido una inalterable propensión hacia arriba.
Por el contrario, los combustibles experimentaron un incremento notable hasta mediados del año, pero luego descendieron en más de un 50%, mientras que el dólar mantuvo una tendencia a la baja desde el año pasado, manteniéndose estable por debajo de los ¢500 hasta abril de 2008, cuando comenzó a experimentar un repunte.
Es así como los mecanismos reguladores del mercado son cuestionados por su presunta lentitud y poca efectividad, dejando la impresión en la ciudadanía de que cuando los precios suben a nivel internacional los ajustes son rápidos y en montos similares al alza; pero cuando ocurre lo contrario, la velocidad y el monto se comportan diferente.
En el caso de los derivados del petróleo, no parece existir una relación directa entre la fuerte baja de los precios internacionales y los montos de disminución en el mercado local, lo cual repercute en los demás productos, puesto que los hidrocarburos son un insumo para casi todos los sectores.
“Esto ha creado una gran desconfianza en la población respecto a cómo están operando los entes reguladores, desconfianza que tiene base sólida en los últimos acontecimientos”, arguyó Arturo Jofré, ex rector de la Universidad Latina.
Actualmente la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep) estudia un reclamo interpuesto contra la fórmula que se está aplicando para fijar los precios de los combustibles.
En el alegato se sostiene que los mecanismos aplicados riñen con el principio fundamental de la regulación que realiza la Aresep, el servicio al costo, porque estarían produciendo excedentes que no se reflejan en los precios.
También se cuestiona el fallo de la Sala IV que obliga a la institución a someter a consulta pública las fijaciones de precios, pues todo el trámite se lleva aproximadamente dos meses. “El mecanismo idóneo es el procedimiento ordinario, mediante el cual el regulador hace la petición con su respectiva justificación”, aseguró el ex regulador Leonel Fonseca, quien presentó el reclamo.
En la Aresep calificaron de “respetable” la posición del ex jerarca y prometieron estudiar seriamente sus cuestionamientos. En cuanto a los puntos uno y dos (precio al costo y supuestos excedentes), Ana Mora, contralora de servicios de la institución, dijo que esos temas ya se están analizando en un estudio ordinario de la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope), y prefirió no adelantar criterio.
Mora sostuvo que cuando el hoy ex regulador era el titular, también aplicó la fórmula automática, “aunque respeto que haya cambiado de opinión”, y sobre la posibilidad de consulta ciudadana explicó que fue una orden de la Sala Constitucional y “simplemente tenemos que acatarla, tal y como lo haremos al estudiar los planteamientos de él (Fonseca)”, y adelantó que las rebajas internacionales “sí se van a reflejar en los precios locales, así sea dos meses después”.
Tanto a Jofré como a Fonseca les preocupa que Costa Rica sea un país pequeño en el que una cantidad apreciable de productos esté en manos de unas pocas compañías y que eso derive en una falta de real competencia, pues esto permitiría que las empresas establezcan los precios a su conveniencia sin regulaciones efectivas.
“Se debe revisar la legislación, siguiendo esquemas de países más avanzados en esta materia, para asegurar que se dé el juego de la libre competencia y que los consumidores de bienes y servicios tengan el beneficio del libre mercado”, complementó el ex rector.
Se intentó tener la versión de Marco Vargas o Eduardo Sibaja, ministro y viceministro de Economía, respectivamente, pero al cierre de edición ninguno respondió los mensajes.
Aun con bajas en los precios internacionales y mejoras internas en regulación y autodependencia, también hay quienes opinan que los precios de la economía están impactados por la inflación que el Banco Central genera por la aplicación de su política monetaria y cambiaria, de manera que es una condición interna y no importada, y por lo tanto mitigable, pero difícilmente evitable.
“Al observar el comportamiento del índice subyacente de inflación, se tiene que la variación interanual es del 14,5%. Podrán disminuir todos los precios internacionales que nos afectan y aun así, mientras el Banco Central continúe generando esta tasa de inflación, no estaremos en posibilidad de disminuir los precios internos”, explicó Juan Muñoz, director de gestión de riesgo de Central American Money Market Brokers (CAMMB). “Crecerán menos por la compensación que un menor precio internacional ejerce sobre el cálculo, pero la tendencia al aumento es inflación pura, no importada”, agregó.
Un productor tiene costos que se ajustan a estos niveles inflacionarios, especialmente los relativos a la planilla salarial, por lo que no es posible que disminuya los precios una vez que el decreto de salarios mínimos ajuste las remuneraciones, explicó el director.










Ver comentarios